Lidiar con la frustración no es fácil

13055293_988914374519246_6385587180208910382_n

ILUSTRACIÓN DE: Sveta Dorosheva, tomada de: https://goo.gl/wDNFJG

Dicen algunas teorías que tratan de explicar el origen de la violencia, que la escasa tolerancia a la frustración puede ser un factor desencadenante de este tipo de conductas (véanse los estudios clásicos de la Universidad de Yale en 1938, realizados por Dollard, Miller y colaboradores).

Sentir frustración puede llegar a ser muy desagradable, hasta el punto de poner en jaque nuestro bienestar y autoestima… y todo por un deseo no satisfecho. Puede estar relacionado con algo material que no tenemos, con un afecto que no logramos alcanzar, con la necesidad de reconocimiento externo, etc. Puede vestir muchos ropajes, pero al final la sensación es la misma: no puedo. Y no siempre las causas de esta imposibilidad están bajo nuestro control, sino que no queda más remedio que aceptar que no todo está a nuestro alcance, pero aún así la vida sigue siendo perfectamente aceptable.

Sin embargo, en ese momento exacto en el que experimentamos un profundo sentimiento de  contrariedad, ¿qué podemos hacer con la frustración?, ¿podemos meter la frustración en una botella, lanzarla al mar y sentarnos a esperar una respuesta?, ¿nos comemos la frustración con patatas? No existe una respuesta ideal, pero lo que está claro es que conviene aprender a gestionarla para que no gobierne nuestra vida.

No se puede tener todo lo que se desea, y además no siempre lo que deseamos es conveniente o saludable para nuestra vida, aunque en esto no se suele reparar. De hecho, la escultura de nuestro carácter alberga muchos noes y muchos nopuedo que alguna vez fueron pensados, o dirigidos hacia nuestra persona (“tú no puedes, tú no sabes, tú no vales…”), pronunciados -incluso- por quiénes más nos querían o valoraban. Las personas podemos ser muy contradictorias, e incluso podemos  decir cosas que no sentimos realmente, fruto de un secuestro emocional momentáneo.

La sencillez y la humildad de una persona, incluso su generosidad, están bañadas en las cálidas aguas de la frustración ya resuelta, madurada… lo que yo llamo frustración amiga.

– “¿Puede ser verdad que hay algo fuera de mi que puede hacerme feliz… aunque quizá ni lo tengo, ni lo conozco?

La próxima vez que te pilles en un sentimiento de desánimo o desaire porque las cosas no salieron como tú querías, pregúntate qué esperas que te aporten las circunstancias, personas o situaciones que añoras, y que tú no te sientes capaz de darte.

Puede que a raíz de esta nueva pregunta, la frustración te suene a estación pasajera.

Puede que a raíz de esta nueva pregunta, dejes de lamentarte.

Puede que a raíz de esta nueva pregunta, el miedo desaparezca.

Suerte.

Autora: Inmaculada Asensio Fernández.

Acerca de inmaculadasol

Mi nombre es Inmaculada Asensio Fernández. Soy trabajadora social por la Universidad de Granada, con finalización de estudios en la Universidad de Brighton, Inglaterra. Mediadora familiar y máster en comunicación social. Desde el mes de marzo de 2018 soy directora de la Estrategia de Ética de los Servicios Sociales de Andalucía y vocal del Comité de Bioética de Andalucía, tarea que desarrollo desde mi puesto como trabajadora social en el área de salud mental de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía. Activa bloguera, (miembro de la Blogotsfera), comparto artículos y reflexiones sobre el trabajo social y recursos personales para avanzar. Cuento con diferentes publicaciones académicas relacionadas con mi profesión y con mi ámbito de investigación (capítulos de libro, artículos, posters y manuales sobre trabajo social). Profesora para el Instituto Andaluz de Administraciones Públicas, colaboradora de la Escuela Andaluza de Salud Pública, Universidad de Almería, Colegios de Trabajo Social y Asociaciones, entre otros. En la actualidad realizando la TESIS DOCTORAL en materia de ética aplicada a la intervención social, bajo la dirección de Dña. Rocío López San Luis y Dña. María Jesús Uríz Pemán; y bajo la tutoría de D. Juan Sebastián Fernández Prados. Mi curriculum completo: https://goo.gl/rKxyd1
Esta entrada fue publicada en Coaching Personal, Counselling, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lidiar con la frustración no es fácil

  1. Eladia dijo:

    Extraordinaria reflexión y lección, es una sencilla exposición acerca de la madurez y el camino a seguir para lograrla, pero muy grande en profundidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s