Interesantes anécdotas del escritor y profesional del trabajo social Alejandro Robledillo

49264339_2018270695138243_2528557675059347456_n

Alejandro Robledillo tiene una manera bastante original de contar escenas de la vida cotidiana de cualquier trabajador o trabajadora social, y por ese motivo no he podido dejar pasar la oportunidad de compartir una de sus simpáticas anécdotas en este espacio bloguero.

Con su particular mirada sobre el actual modelo de atención social que hay en España, él nos ofrece la posibilidad de introducirnos en la vida personal de una señora que tiene las ideas muy claras, tanto o más que quiénes se acercan con la voluntad de ofrecerle su ayuda.

Título: No vuelvas a ofrecerme algo que no te pedí. Eso si te lo estoy pidiendo

Subtítulo: Reflexiones sobre el actual modelo de atención social

En “DE TRABAJADORES SOCIALES, SUS HIJOS Y OTROS ANIMALES”, además de reflexionar sobre mi propia paternidad, expongo, como uno de los hilos conductores, el caso de “La Vieja Quicatona”. Una mujer, marginada, acusada de bruja, deformada por la enfermedad, que vivía con su hija, la cual tenía una evidente discapacidad intelectual.

Cuando me encontré (por casualidad) con aquella casa, solo había un expediente vacío, ni un solo grado de nada reconocido, ni otra fuente de ingresos que la pensión agraria. Nada, vivían al margen de cualquier ayuda, salvo el pago farmacéutico.

Tras estudiar el caso le ofrecí poner en marcha todos los procedimientos; había mucho que hacer y mucho que conseguir. Tras informarle de cuál sería su itinerario, aquella sabia mujer me miró ofendida:

NO VUELVAS A OFRECERME ALGO QUE NO TE PEDÍ. ESO SI TE LO ESTOY PIDIENDO.

Mucho que reflexionar sobre el modelo de intervención, en el que damos, damos y damos tanto, que no comprendemos, que no siempre dar es lo correcto, ni lo que quiere.

firma Robledillo

Robledillo, escritor convencido de que -a través del trabajo social- se pueden tejer historias capaces de hacer reflexionar y de conmover a quiénes se entretienen con su lectura. 

Sus libros:

  1. EL LIBRO NEGRO DE PHILOMENO (El azote del trabajo social)
  2. DE GALLEGOS, TUCANES Y TRABAJADORES SOCIALES

Y además ha editado este otro libro:

  • «El día de Marina! Los autores, creadores e ilustradores de este cuento son Pedro Rodriguez y Javier Gómez.

Inmaculada Asensio Fernández

 

Publicado en Trabajo Social | Deja un comentario

Se llama resiliencia

Hay niños y niñas que soportan una pesada carga durante su infancia, y cuando llegan a la edad adulta no tienen más remedio que hacer lo posible por dejarlo atrás, por superarlo. A través de la literatura y de (1)

Hay niños y niñas que soportan una pesada carga durante su infancia, y cuando llegan a la edad adulta no tienen más remedio que hacer lo posible por dejarlo atrás, por superarlo. A través de la literatura y de los medios de comunicación se sabe que hay muchas personas que lo han conseguido, por tanto, podemos afirmar -sin lugar a dudas -que es posible. Se llama resiliencia.

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Counselling, Recursos para avanzar, Trabajo Social | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La maldad existe al margen de la patología

A lo largo de mi vida, siempre que he conversado con alguna persona o en grupo sobre algún acontecimiento delictivo y dramático como lo es un asesinato -o intento de asesinato- de estos que de vez en cuando saltan a los medios de comunicación… siempre escucho a alguien calificar a la persona que lo ha cometido como “loco o loca”.

“Hay que estar muy mal de la cabeza para hacer algo así, seguramente esa persona tiene una enfermedad mental sin diagnosticar”.

Muchas de las personas que trabajamos en el ámbito de la salud mental estamos muy cansadas de escuchar comentarios de este tipo, pues con frecuencia se confunde el trastorno mental con la delincuencia, y aquí hay un sesgo cultural importante que provoca que el estigma por parte de la sociedad hacia las personas con problemas mentales aumente, y en consecuencia el rechazo hacia las mismas.

Precisamente hace poco escuché a un psiquiatra y forense decir que “la maldad existe al margen de la patología”, y lo hacía describiendo a José Bretones, el asesino que acabó con la vida de sus propios hijos para hacer daño a su madre que no quería continuar la relación de pareja con él.

“Malos, no locos”. Esta es otra frase de Esther Esteban para referirse al que conocemos como asesino de Pioz. En su articulo de opinión comparte cómo siempre que un profesional de la abogacía trata de defender a una persona de un cruel y atroz asesinato (o de una serie de ellos) intenta convencer al fiscal, al jurado y al propio juez o jueza de que esta persona padece algún tipo de enfermedad mental, ya que para una persona con una moral normalizada y que respeta la integridad y vida del resto de personas es muy complicado aceptar  que puedan llevar a cabo un acto tan deleznable sin estar enajenados o locos.

No, las personas con trastorno mental grave no tienen porqué ser malas, son personas como el resto; y los casos en los que -fruto de una alteración de la realidad- puedan cursar con episodios graves de violencia, son bastante más aislados de lo que la gente comúnmente cree.

No se puede patologizar todo en una sociedad, por mucho que nos cueste vivir sin poner etiquetas. Es necesario aceptar que cualquier persona con la que te cruzas por la calle puede cometer un acto verdaderamente vil y malvado, si la maldad ha anidado en su conciencia. No debemos catalogarlos como enfermos… o al menos no como enfermos mentales. En todo caso, y tampoco me parece del todo acertado, los podríamos denominar  enfermos morales.

Que la asesina confesa Ana Julia Quezada acabara con la vida de un niño de 8 años no nos lleva al manual DSM-5® para comprobar qué tipo de trastorno mental padece. Ana Julia sabía lo que hacía y urdió un plan para llevarlo a cabo sin ser descubierta. Esto no es una característica de la enfermedad mental, esto es maldad.

Tengamos en cuenta lo que es y no es enfermedad mental pues con estas clasificaciones (heredadas de nuestro sistema cultural) podemos hacer daño a personas que verdaderamente si están enfermas, pero que jamás harían daño a nadie.

#Cero Estigma Mental.

Inmaculada Asensio Fernández

 

Publicado en Counselling, Trabajo Social | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La corrupción comienza en una sola decisión: tu actitud ante la petición de pequeños favores

Maria Jose Olevarria

Ilustración de María José Olevarría. Tomada de: https://www.pinterest.cl/pin/537546905495952994/

El adecuado comportamiento moral comienza en cada uno de nosotros y de nosotras.

En los últimos años nos hemos acostumbrado a escuchar escándalos relacionados con la corrupción política y con el enchufismo, y la verdad es que cualquier persona enfurece fácilmente cuando se entera de que otra ha tenido acceso a determinados bienes y servicios por el sólo hecho de estar vinculado a través de lazos de afinidad, parentesco o interés…, a personas con cierta influencia o poder. Para más inri, muchas de las veces sin contar con los requisitos o méritos  necesarios.

¿Es la corrupción o el enchufismo un aspecto sólo achacable a determinadas clases políticas o al poder?, ¿cuál es el primer paso para desarrollar comportamientos corruptos?

Para abrir una ventana al conocimiento, voy a compartir con mis lectores que desde que trabajo en la Administración Pública -como trabajadora social- en más de una ocasión me han localizado personas conocidas o amistades de amistades (…) para preguntarme si puedo hacer algo por resolver cuanto antes el expediente o la ayuda de su familiar, dada la situación de estrés que están atravesando. En esos momentos, yo explico que hay un procedimiento y, en su caso, una lista de espera para acceder a los recursos. Tras escucharme, ni cortos ni perezosos, han llegado a insinuarme abiertamente que intente hacer algo para que se resuelva cuanto antes. Cuando me piden esto siento mucho fastidio y enfado, pues entiendo lo desagradable que es recibir presiones externas de este tipo.

Hay veces que incluso acuden comentando que son amigos o amigas de tal o cual Jefatura, o que conocen a tal o cual responsable político, y a mi me dan ganas de contestarles, ¿para qué me proporciona a mi esta información? Es curioso porque es mi caso soy técnico, pero no quiero ni imaginar las presiones que llegarán a sufrir las personas que ostentan puestos de mayor responsabilidad.

En estos casos siempre pregunto:

– ¿A qué se refiere, me está preguntando si puedo hacer algo o hablar con algún responsable para que a usted se le atienda antes?,¿para saltarnos en su caso la lista de espera? Esto no se puede hacer.

Mi respuesta es no, y siempre me veo en la obligación de añadir algún comentario del tipo: entiendo la situación de desesperación que estás atravesando, pero la lista de espera es la que es, y no se puede hacer nada.

Hay personas que entienden perfectamente el comentario y no insisten, incluso les da vergüenza haberlo comentado y se percibe en sus disculpas; pero hay otras personas que se enfadan y se arrogan en una postura de ofensa, como si su problema en todo este asunto fuera mi oposición a esta práctica injusta…, como si no estuviera en mi ánimo comprender su situación familiar o social, o el estatus profesional que compartimos -en el caso de colegas profesionales de esta u otra Administración-.

Lo siento, yo no puedo hacer nada. Hay una lista de espera y todas las personas que están en ella tienen circunstancias particulares que apremian su acceso al recurso de ayuda, y no sería justo saltarse esa lista de espera. Por tanto: ni puedo, ni quiero hacer algo así.

Agradezco que no me pongan en el compromiso de preguntarme estas cosas, pues ciertamente es desagradable y me hace descreer de los valores de las personas y de la sociedad.

No obstante lo dicho, no podría afirmar yo que sea fácil priorizar unos casos sobre otros, pues el procedimiento administrativo no es flexible en este sentido, y la trazabilidad del recorrido que han tomado los exptes. se puede obtener fácilmente (en el caso de que se tenga conocimiento de que una persona ha obtenido una ayuda o recurso antes que otra) y esto facilita que se puedan denunciar estas situaciones (por ejemplo ante el Defensor del Pueblo), pues se puede demostrar aportando los datos del caso en cuestión sobre el que existe la sospecha de que ha sido favorecido sobre el resto. La trazabilidad del procedimiento está precisamente para garantizar la justicia social y la transparencia, es decir, la calidad de la atención en términos de igualdad de acceso y equitativa distribución de los recursos. Pero claro, esto tiene que denunciarse por escrito.

A mi, particularmente, lo que más me preocupa es vivir en un sistema cultural de valores que critica duramente la corrupción y el enchufismo y que luego no se le oscurece nada -como reza el dicho popular- para pedir a otras personas que violen el Sistema, las normas y el orden de prelación para el acceso a determinadas ayudas, recursos, bienes o servicios.

Las personas debemos hacernos conscientes, tanto como las figuras de liderazgo político, acerca de la importancia que tiene el mantener unos criterios objetivos para no perder el sentido de la justicia social, y de la propia legitimidad personal y profesional.

Sin darnos cuenta, entre todos y todas contribuimos al saneamiento del Sistema, a su dirección, a través de nuestro comportamiento y actitud.

Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Fábrica de Sueños, Trabajo Social | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Evaluación de políticas públicas de salud en Salvador de Bahía, Brasil

12239978_945914708834120_8152882207475841731_n

Foto de todo el equipo. Salvador de Bahía, 2015.

En el marco de una serie de colaboraciones con la Escuela Andaluza de Salud Pública de Granada, fui invitada a participar, en calidad de consultora, en el desarrollo y ejecución de un proceso de evaluación externa de las políticas públicas de salud en Salvador de Bahía, Brasil.

El proyecto en cuestión se centraba en evaluar el adecuado dimensionamiento de las plantillas de profesionales de los centros hospitalarios y de salud, así como evaluar los planes de carrera a los que tenía acceso el personal público del sistema sanitario de Brasil.

Mi labor se centró en colaborar –mediante la realización de entrevistas a personal relacionado con el ámbito sanitario- para pilotar un instrumento de evaluación que pudiera medir los parámetros anteriormente señalados, relacionados con el adecuado dimensionamiento de las plantillas y los planes de carrera profesional.

Cuando me invitaron a participar en este proyecto no me lo pensé ni un segundo: el sí es un aspecto que siempre ha caracterizado mi carrera profesional, y siempre en relación a la posibilidad de colaborar en proyectos nuevos e interesantes, de estos que reportan un importante aprendizaje… y este viaje fue un claro exponente de ello.

2015 fue un año de intensas y bienaventuradas despedidas…, y también fue un año de la acogida de nuevos y revitalizantes proyectos que -poco a poco- han dado paso al desarrollo de otros más estimulantes para mí. Celebro todas las decisiones que tomé durante este año, entre las cuales destaco esta fantástica experiencia como evaluadora de políticas públicas de salud en Salvador de Bahía.

La ciudad de Salvador era antiguamente llamada Bahía, inclusive por los habitantes del propio estado. También recibió algunos apodos como Capital de la Alegría (en portugués Capital da Alegria debido a los enormes festejos populares). Durante siglos ha sido considerada como la ciudad más importante del Brasil, ya que nació para ser capital de Brasil, y hasta bien entrado el XVIII ha sido la más poblada. Famosa por sus maravillosas playas, que atraen a muchas personas turistas. Una de ellas se llama Itapoã, y se hizo mundialmente conocida gracias a la canción “Tarde em Itapoã” – de Vinicius e Toquinho. Merece la pena visitar esta hermosa ciudad.

 

Una persona de mi entorno dice que “hay que vivir todos los planes que se presentan, porque un buen día dejan de presentarse planes”; no puedo estar más de acuerdo con esta afirmación. De hecho, volvería a hacerlo una y mil veces sin pensarlo, o al menos no demasiado.

Agradecida a la Escuela Andaluza de Salud Pública, y como miembros de ella a Dña. Sandra Arlette Pinzón Pulido, y a Dña. Cecilia Escudero Espinosa.

credenciales.jpg

Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Trabajo Social | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Las Jornadas participativas sobre la Estrategia de Ética de los Servicios Sociales de Andalucía acoge a más de un centenar de profesionales en Almería

IMG_9170

Sole Jimenez, María del Carmen Castillo e Inmaculada Asensio

La Junta de Andalucía ha presentado en la Biblioteca Villaespesa el plan estratégico elaborado para impulsar una cultura ética en el Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía.

La delegada de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía en Almería, María del Carmen Castillo, ha inaugurado el 3 de junio las primeras Jornadas Participativas sobre la Estrategia de Ética de los Servicios Sociales de Andalucía, en la que se lleva trabajando durante casi un año.

María del Carmen Castillo ha presentado el acto acompañada por Soledad Jiménez, coordinadora de los servicios sociales comunitarios de la Dirección General de Servicios Sociales y por Inmaculada Asensio, directora de la Estrategia de los Servicios Sociales de Andalucía, que ha expuesto la presentación del documento.

Durante el desarrollo de la Jornada, más de un centenar de profesionales han tenido la oportunidad de conocer de primera mano el documento estratégico que servirá de referencia para mejorar la calidad ética de estos servicios y para brindar herramientas de soporte ético para sus profesionales.

Además, se ha abierto un turno de intervenciones en el que las personas asistentes han podido intercambiar sus opiniones sobre este proyecto de la Junta de Andalucía, con las consiguientes aportaciones de mejora para su enriquecimiento, desde la óptica de las personas que lo tendrán que incorporar en su trabajo. Igualmente, se han dispuesto  diferentes canales para la recepción de propuestas de mejora al documento, dando con ello la oportunidad de reflexionar sobre sus contenidos y realizar aportaciones hasta el 30 de junio del presente.

Castillo ha señalado que “elaborar una Estrategia de Ética de los Servicios Sociales de Andalucía es una de las exigencias que plantea nuestra Ley de Servicios Sociales, aprobada a finales de 2016 en el Parlamento de Andalucía”. Ha continuado afirmando que “esta Ley muestra el deseo de modernización del Sistema Público de Servicios Sociales y otorga a la ética un importante papel para ofrecer una atención comprometida, responsable y basada en valores hacia la ciudadanía”.

Así mismo, Castillo ha destacado que “las personas que trabajan en servicios sociales merecen todo su reconocimiento y admiración, pues son completamente vocacionales y  las que humanizan la atención que brinda el Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía.” Además ha puesto de manifiesto que “existe un verdadero compromiso por parte del gobierno autonómico por dirigir, gestionar e intervenir en estos sociales desde un enfoque centrado en valores, en valores éticos tales como la dignidad, justicia social, autonomía,  bienestar, igualdad y participación; acentuando entre todos ellos el valor de la dignidad de las personas, independientemente de las situaciones problemáticas que estén atravesando”.

La delegada de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha mostrado un decidido compromiso por la mejora de los servicios públicos y por la calidad de la atención hacia la ciudadanía, a la que siempre se debe situar en el centro de las políticas sociales.

Publicado en: Noticias de Almería.

Publicado en Trabajo Social | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Verónica decide morir, y la culpa es de ella…

 

Verónica decide morir es el título de un libro de Paulo Coelho que ilustra muy bien el tipo de sentimientos que acompañan a una situación de suicidio. Por desgracia para quién se suicida, el resto de personas que conserva su vida intacta puede caer en la tentación de responsabilizar en exclusiva por este hecho a la persona que ha tomado esta determinación, sin tener en cuenta los pasos – a veces muy pesados y cubiertos de barro- que la han empujado hasta allí.

En estos días he comprendido de una manera muy clara y contundente lo que significa una intromisión grave en la intimidad de una persona y la de su familia, así como la violación de un derecho que preserva la dignidad de una persona y que nadie debería obviar: la divulgación de secretos sin previo consentimiento.

El derecho de toda persona a mantener un ámbito de privacidad personal y familiar está dispuesto en el artículo 18.1 de la Constitución Española:

Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial. La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos”.

El honor de una persona es un aspecto de suma importancia para tener un desarrollo en sociedad adecuado y libre, de la autonomía que nos proporciona el anonimato y el hacer y ser conforme a nuestras aspiraciones, necesidades y deseos.

Según el artículo 178 del Código Penal, cualquier individuo que descubra, retenga, difunda o acceda a los datos personales de otra persona sin su consentimiento, podrá ser sancionado con pena de cárcel de uno a tres años.

La trabajadora de IVECO Verónica y su familia bien merecen que se explique claramente lo lesivo que puede llegar a ser Invadir la intimidad de una persona sin su consentimiento; este es un acto muy grave y que limita gravemente su bienestar y su autonomía… tanto que puede costarle la vida.

Verónica, trabajadora de una empresa de producción de vehículos, ha tenido que sufrir lo indecible por la difusión de un video personal con contenido sexual (de más de 5 años de antigüedad) que le ha provocado tal colapso emocional que la ha empujado a quitarse la vida.

He leído -en el muro de Facebook de una amiga que compartió la noticia con algunos comentarios de indignación- a una persona comentar que tampoco se puede responsabilizar a las personas que compartieron ese material por la muerte de esta chica. Continua señalando que las personas maduramos y que tenemos que aprender a relativizar y hacer frente a las contigencias de la vida… no le parece bien culpabilizar facilona-mente o tener una postura de victimismo que –según él- está presente hoy en dia ante cualquier suceso…

Al leer este comentario, siento que de algún modo está del lado de exonerar a las personas que ‘INOCENTEMENTE” COMPARTIERON ESE MATERIAL SEXUAL EN EL QUE APARECÍA UNA VERÓNICA  5 AÑOS MÁS JOVEN, soltera y sin hijos. Ellos lo compartieron, pero ella sola se suicidó. 

 ¿Debemos juzgar como positivo o negativo el compartir un vídeo con contenido explícito sexual en el que aparece una compañera de trabajo (hace 5 años de la grabación de ese vídeo) y difundidos entre el personal de una empresa de más de 3000 personas, en su mayoría de género masculino?

¿Se puede culpar a la persona que tenía ese vídeo y lo compartió sin escrúpulo alguno tras conocer –según he leído en las notas de prensa- que había intentado reanudar su relación con ella, recibiendo una negativa por toda respuesta?

Si no queremos hablar del término cristiano, apostólico y romano de CULPA, al menos hablaremos del término civil RESPONSABILIDAD. Ese hombre, y todas las personas que compartieron ese vídeo, son responsables de algún modo por la muerte de Verónica, pues si no la indujeron abiertamente, desde luego si la empujaron, a través de la enorme presión social que supone saltar los límites del honor y la vergüenza… que ya sabemos que no todas las personas tienen la espalda lo suficientemente ancha como para soportar un GOLPE así.

Y ahora, ¿a quién defendemos… a Verónica o al pobre hombre que no tuvo otra cosa que hacer que compartir un vídeo de Verónica de hace más de 5 años, al parecer porque ella no deseaba estar con él…?

Hay una máxima por todo el mundo conocida: no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti.

Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Counselling, Recursos para avanzar | Etiquetado , , , | Deja un comentario