Este mundo roto necesita muchos amarillos

Imagen relacionada

Hay personas verdaderamente sensibles que con su dedicación y su esfuerzo logran cambiar un poquito el mundo, al menos el de las personas que las rodean.

Hace unos años mi amiga Laura Quintana me dio a leer un libro que la había conmovido mucho, llamado “El mundo amarillo” de Albert Espinosa. Este libro trata sobre aquellas personas que tocan la vida de otras y les transmiten esperanza y fuerza para afrontar los reveses de la vida: esas personas amarillas.

Espinosa estuvo enfermo de cáncer durante 10 años y, a través de su libro, comparte reflexiones profundas y vivenciales sobre las personas con las que se topó durante su enfermedad y que le infundieron vitalidad y esperanza. Esta devolución positiva es precisamente lo que más necesita una persona cuando se encuentra en una situación límite y sin (aparente) salida, en la que su vida está entre gigantescas interrogaciones.

Él habla de su descubrimiento de estas personas especiales -a las que denomina amarillos– que tocan tu realidad y la cambian para siempre, bien a través de sus palabras tranquilizadoras y amables, bien a través de su respeto y de su interés sincero.

En estos días hay una persona de mi entorno laboral que ha tocado de una manera especial mi sensibilidad, por su forma de tender la mano a aquellas personas que sufren y que tienen un pronóstico social muy negativo, rozando la exclusión. Esta persona enfoca la relación de ayuda desde una mirada altruista e infinitamente humana, tanto que choca con normas, definición de criterios y requisitos de ayuda previamente establecidos, y que sólo ve a la persona que hay detrás de cada situación problema y su DIGNIDAD.

Esta persona tan maravillosamente extraordinaria es Mª Pilar Ortega Ayala, trabajadora social vocacional y un ser humano excepcional. Pilar podría ser considerada, en palabras de la filósofa Adela Cortina, como una heroína en un entorno rígido que no se ajusta a cada situación individual–personal, sino que más bien es la persona -y sus circunstancias – la que tiene que adaptarse a él.

Mª Pilar Ortega trae a mi memoria todos esos sentimientos que me llevaron a estudiar  la carrera universitaria de trabajo social: la ayuda al otro, ese otro que sufre y que no encuentra respuesta ni camino porque no ha tenido las mismas oportunidades que el resto.

Ella, Mª Pilar, no mira a la persona desde los tropiezos y detalles ajados de su historia, es decir, desde sus límites y fracasos. Más bien mira al otro como si no supiera nada de su historia, como si no existieran las posturas estereotipadas… desde una actitud de NO JUICIO; de manera que con su sola presencia le devuelve la dignidad perdida.

Gracias Mª Pilar Ortega Ayala por pertenecer a ese mundo amarillo tan invisible y cuestionado por las normas.

Autora: Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Counselling, Trabajo Social | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Excepciones al secreto profesional, según la Ley de Autonomía del Paciente

Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

La Ley de Autonomía del Paciente señala el derecho a la intimidad del paciente y a la confidencialidad de sus datos clínicos, y de toda la información que llegue a sus manos. Sin embargo, existen excepciones a la obligación del secreto profesional que se resumen a continuación:

  • Consentimiento del interesado.
  • Situaciones que puedan suponer un peligro para la salud pública o para terceras personas. A esto se le llama Estado de Necesidad en el Código Penal, que consiste en la vulneración de un derecho para evitar un mal mayor. Así, los profesionales sanitarios tienen la obligación de declarar los casos de enfermedades infectocontagiosas detalladas por la autoridad sanitaria, con fines epidemiológicos y de prevención.
  • Los profesionales sanitarios están obligados a denunciar a la autoridad competente aquellos casos en los que atiendan a personas que hayan podido ser víctimas de delito.
  • Será lícita la revelación de secreto para denunciar un caso de mala praxis.
  • Cuando sea requerido para prestar testimonio en un juicio, como testigo, perito o inculpado. El contenido de la declaración quedará limitado a lo estrictamente necesario para el objetivo judicial.

Excepciones al secreto profesional en los códigos deontológicos:

  • Por imperativo legal.
  • Para evitar un daño grave a terceros o al propio paciente.
  • En las enfermedades y acontecimientos de declaración obligatoria.
  • Cuando el profesional se vea injustamente acusado por el paciente.
  • La obligación de secreto profesional dura toda la vida del profesional.

Fuentes consultadas:

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/r2-l41-2002.html

https://www.aeds.org/XXIIIcongreso/ponencias/Ana-Santiago-Gonzalez.pdf

https://www.ffomc.org/CursosCampus/Experto_Etica_Medica/U6_Confidencialidad%20y%20secreto%20profesional.pdf

Inmaculada Asensio Fernández

 

Publicado en Counselling, Trabajo Social | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Estatuto de la profesión de diplomada y diplomado en trabajo social/ asistente social

Printstatuto de la profesión de diplomada y diplomado en trabajo social/ asistente social

TEXTO APROBADO EN ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA DE 29 DE SEPTIEMBRE DE 2001.
CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS OFICIALES DE DIPLOMADOS EN TRABAJO SOCIAL Y ASISTENTES SOCIALES

PREÁMBULO

La Ley 10/82 de 13 de abril creó los Colegios Profesionales de Diplomados en Trabajo Social/Asistentes Sociales y caracterizó a la profesión como colegiada, sometida, por tanto, a la Ley de Colegios Profesionales estatal (Ley 2/74 de 13 de febrero).

Durante todo el periodo transcurrido desde la creación de la profesión de Diplomado en Trabajo Social, la organización colegial se ha venido dotando de normas legales que han estructurado y vertebrado la organización, como son los Estatutos Generales de los Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y los Estatutos del Consejo General aprobados mediante Real Decreto 174/01 de 23 de febrero (BOE de 6 de marzo de 2001). Además se cuenta con un instrumento legal muy esperado como es el Código Deontológico de la Profesión de Diplomado en Trabajo Social/Asistente Social aprobado en Asamblea General Extraordinaria el día 29 de mayo de 1999.

A raíz de la elaboración de toda esta normativa se ha visto la necesidad de seguir ahondando en este proceso legislativo, sobre todo en el ámbito del ejercicio de la profesión, marcando y definiendo sus características más esenciales, las principales funciones profesionales del Trabajo Social Esta necesidad ha venido igualmente marcada por la amplitud de esta disciplina y la injerencia que, desde otros ámbitos profesionales, se ha venido observando dentro del campo del Trabajo Social, lo que ha promovido la necesidad de establecer un marco definitorio de la profesión de Diplomado en Trabajo Social/Asistente Social que garantice un correcto ejercicio de la

misma que de a conocer nuestro marco profesional a los sujetos de nuestra acción, a otros profesionales, instituciones y a la sociedad en general.

CAPITULO I. DE LA PROFESIÓN Y LOS DIPLOMADOS EN TRABAJO SOCIAL/ASISTENTES SOCIALES.

SECCIÓN 1ª. ÁMBITO DE APLICACIÓN DEL PRESENTE ESTATUTO.

Artículo 1.-

Las funciones y características profesionales que se contemplan en el presente estatuto serán de aplicación a los Diplomados en Trabajo Social/Asistentes Sociales con total igualdad e independencia del titulo obtenido por los mismos, de acuerdo con lo prevenido en el R.D. 1850/81 de 20 de agosto, sobre incorporación a la Universidad de los estudios de Asistentes Sociales como Escuelas Universitarias de Trabajo Social.

Artículo 2.-

1. Podrán utilizar la denominación de Trabajadores Sociales/Asistentes Sociales los/as ºtitulados/as a los/as que se refiere el párrafo anterior que se hallen incorporados a los Colegios Profesionales de Diplomados en Trabajo Social/Asistentes Sociales correspondientes al ámbito geográfico en el que se desarrolle la actividad profesional principal, según la Ley estatal de Colegios Profesionales y las correspondientes leyes autonómicas.

2. La citada profesión puede ser ejercida en todo el territorio nacional por quienes además de los requisitos establecidos en los artículos precedentes cumplan los tramites y requisitos contemplados en el art. 3.3 de la Ley 2/74 de 13 de febrero, de Colegios Profesionales.

SECCIÓN 2ª. DEFINICIÓN DE LA PROFESIÓN

Artículo 3.- Concepto.

El Trabajo Social es la disciplina de la que se deriva la actividad profesional de los Trabajadores Sociales/Asistentes Sociales, que tiene por objeto promover el cambio social, la resolución de los problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento y la libertad del pueblo para incrementar el bienestar, mediante la utilización de teorías sobre el comportamiento humano y los sistemas sociales. El trabajo social interviene en los puntos en los que las personas interactúan con su entorno. Los principios de los derechos humanos y la justicia social son fundamentales para el Trabajo Social.

La profesión de Trabajadores Sociales/Asistentes Sociales podrá ser ejercida en el territorio nacional por quienes se hallen en posesión del título de Diplomado en Trabajo social y/o Asistente Social.

La actividad profesional podrá desarrollarse en régimen de ejercicio libre, de dependencia laboral o de relación administrativa.

CAPITULO II. PRINCIPALES FUNCIONES PROFESIONALES Y FACULTADES GENERALES Y ESPECIFICAS DE LOS DIPLOMADOS EN TRABAJO SOCIAL/ASISTENTES SOCIALES

SECCIÓN 1ª. FACULTADES GENERALES Y ESPECIFICAS DE LOS DIPLOMADOS EN TRABAJO SOCIAL/ ASISTENTES SOCIALES

Artículo 4.- Facultades Generales.

Con carácter general, los Diplomados en Trabajo social/ Asistentes sociales están facultados para ejercer las funciones como tales según la clasificación internacional uniforme de ocupaciones de la oficina de trabajo de Ginebra (OIT), ratificada por España. Con carácter general, los Diplomados en Trabajo Social/ Asistentes Sociales están facultados para planificar, programar, proyectar, calcular, aplicar, coordinar y evaluar los servicios y las políticas sociales destinados a personas, grupos y comunidades, actuando en múltiples sectores funcionales.

Así mismo, pueden trabajar en un amplio marco de ámbitos organizativos proporcionando recursos y prestaciones a diversos sectores de la población, a nivel microsocial, social intermedio y macrosocial. Igualmente, los Diplomados en Trabajo Social/ Asistentes sociales pueden realizar estudios referentes a la planificación, programación y desarrollo de las políticas sociales de ámbito estatal, autonómico y local, mediante la aplicación de las técnicas profesionales correspondientes. También pueden efectuar estudios relativos a las políticas sociales, su comportamiento y evaluación con resultados de las mismas, derivados de su aplicación.

Artículo 5.- Facultades específicas.

Los diplomados en trabajo social/ Asistente Social están facultados de manera concreta, exclusiva y específica para la utilización y aplicación de los instrumentos propios del trabajo social propuestos para el tratamiento, formulación de pronósticos y resolución técnica de los problemas sociales, emitiendo y firmando el informe social pertinente, tras la verificación de la información obtenida.

SECCIÓN 2ª. PRINCIPALES FUNCIONES PROFESIONALES

Artículo 6.- Las principales funciones a desarrollar por los Diplomados en trabajo social/ asistentes sociales en el ejercicio de sus funciones son, entre otras, las siguientes:

a) Función preventiva. Actuación precoz sobre las causas que generan problemáticas individuales y colectivas, derivadas de las relaciones humanas y del entorno social. Elaborar y ejecutar proyectos de intervención para grupos de población en situaciones de riesgo social y de carencia de aplicación de los derechos humanos.

b) Función de atención directa. Responde a la atención de individuos o grupos que presentan o están en riesgo de presentar, problemas de índole social.

Su objeto será potenciar el desarrollo de las capacidades y facultades de las personas para afrontar por sí mismas futuros problemas e integrarse satisfactoriamente en la vida social.

c) Función de planificación.

Es la acción de ordenar y conducir un plan de acuerdo con unos objetivos propuestos, contenidos en un programa determinado mediante un proceso de análisis de la realidad y del cálculo de las probables evoluciones de la misma. Esta función se puede desarrollar en dos niveles:

  • Nivel microsocial: se comprende el diseño de tratamientos, intervenciones y proyectos sociales.

  • Nivel macrosocial: que comprende el diseño de programas y servicios sociales.

d) Función docente.

Impartir enseñanzas teóricas y prácticas de trabajo social y de servicios sociales, tanto en las propias escuelas de trabajo social como en otros ámbitos académicos. Contribuir a la formación teórico-práctica pregrado y postgrado de alumnos/as de trabajo social y de otras disciplinas afines. Los diplomados en trabajo social/asistentes sociales son los profesionales idóneos para impartir la docencia en materias de trabajo social y servicios sociales.

e) Función de promoción.

Se realiza mediante actuaciones encaminadas a restablecer, conservar y mejorar las capacidades, la facultad de autodeterminación y el funcionamiento individual o colectivo. Diseñar e implementar las políticas sociales que favorezcan la creación y reajuste de servicios y recursos adecuados par ala cobertura de necesidades sociales.

f) Función de mediación.

En la función de mediación el trabajador social/ asistente social actúa como catalizador, posibilitando la unión de las partes implicadas en el conflicto con el fin de posibilitar con su intervención que sean los propios interesados quienes logren la resolución del mismo.

g) Función de supervisión.

Ejercer el control de las tareas realizadas por los profesionales, trabajadores sociales y miembros de otras profesiones que ejerzan sus funciones en departamentos o servicios de trabajo social.

h) Función de evaluación.

Contrastar los resultados obtenidos en las distintas actuaciones, en relación con los objetivos propuestos, teniendo en cuenta técnicas, medios y tiempos empleados.

Asegurar la dialéctica de la intervención. Indicar los errores y disfunciones en lo realizado y permitir proponer nuevos objetivos y nuevas formas de conseguirlos. Favorecer las aportaciones teóricas del trabajo social.

i) Función gerencial.

Se desarrolla cuando el trabajador social tiene responsabilidades en la planificación de centros, organización, dirección y control de programas sociales y servicios sociales.

SECCIÓN 3ª. INSTRUMENTOS DE USO EXCLUSIVO DE LOS DIPLOMADOS EN TRABAJO SOCIAL/ASISTENTES SOCIALES

1.- Historia social.

Es el documento en el que se registran exhaustivamente los datos personales, familiares, sanitarios, de vivienda, económicos, laborales, educativos y cualquiera otros significativos de la situación sociofamiliar de un usuario, la demanda, el diagnóstico y subsiguiente intervención y la evolución de tal situación.

2.- Informe social.

El informe social es el dictamen técnico que sirve como instrumento documental que elabora y firma con su número de Colegiado, con carácter exclusivo, el diplomado en trabajo social/asistente social. Su contenido se deriva de un estudio, a través de la observación y la entrevista, dónde queda reflejada en síntesis la situación objeto, valoración, un dictamen técnico y una propuesta de intervención profesional.

3.- Ficha social.

Es el soporte documental del trabajo social en el que se registra la información sistematizable de la historia social.

4.- Escala de valoración social. Es un instrumento científico que sirve para identificar situaciones sociales en un momento dado. Permite elaborar un diagnóstico social.

5.- Proyecto de intervención social.

Es el diseño que comprende una evaluación-diagnóstico de la situación y las personas con quienes actuar, una determinación de objetivos operativos, actividades y tareas, utilización de recursos, temporalización y criterios de evaluación.

SECCIÓN 4ª OTROS INSTRUMENTOS DE TRABAJO SOCIAL

– Registro de entrevistas

– Hojas de seguimiento técnico

– Fichero de recursos

– Otros…

CAPITULO III. ÁMBITOS DE ACTUACIÓN DE LOS DIPLOMADOS EN TRABAJO SOCIAL/ASISTENTES SOCIALES.

Artículo 7.- Los diplomados en trabajo social/asistentes sociales desempeñan su actividad profesional, general o especializada en diversos ámbitos de actuación y ante situaciones de riesgo o problemáticas sociales, cuyo espacio está definido por el objeto específico y funciones propias de la profesión de trabajo social.

Artículo 8.- Dichos espacios se estructuran:

a) Servicios Sociales de primer nivel de atención públicos o privados, que toman diferentes denominaciones según la comunidad autónoma donde se desarrolle (servicios sociales generales, de base, de atención primaria, comunitarios…) y servicios de atención especializada, públicos o privados.

b) Servicios educativos: enseñanza reglada y no reglada.

c) Servicios de salud.

d) Servicios de administración de justicia e interior.

e) Servicios del ámbito laboral.

f) Ejercicio libre de la profesión.

g) Docencia e investigación social.

h) Solidaridad, cooperación y ayuda al desarrollo.

i) Servicios de vivienda.

j) Migraciones, minorías y demografía.

k) Organizaciones sociales: asociaciones, fundaciones, movimientos sociales, grupos de autoayuda…

l) Servicios y organizaciones sociales internacionales.

m) Otros ámbitos que generen las futuras realidades sociales.

Tomado literalmente de la página web del Consejo General de Trabajo Social.

* (No hay artículo 7 en el artículo original, por tanto he considerado re-enumerar el articulado, para que no haya erratas). 

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Trabajo Social | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Odiar a los demás sale caro

Slide1071-538x218

Odiar a otra persona es como tomar un bote de veneno tú, y esperar a que muera el otro.

Así es el rencor, corrosivo y verdaderamente dañino para nuestras emociones y para nuestra salud física, pues no sólo perjudica nuestro estado emocional, sino que se traslada a nuestros órganos internos y nos limita los años de vida.

No parece rentable ni útil odiar a otras personas, por más grande que sea nuestra afrenta. No nos otorga poder sobre otros ni nos devuelve la dignidad herida. El odio en sí nos perjudica gravemente y hay que saber gestionar sus efectos para buscar vías de escape a todo el dolor que puede provocarnos, perdonando al otro.

Perdonar no significa que el otro no ha hecho nada, o que está absuelto o libre de responsabilidad… NO. Perdonar significa soltar la necesidad de resarcirnos, soltar la necesidad de que el otro cambie y reconozca todos los errores que ha cometido y que nos han causado daños.

Un artículo de El País Semanal abordó el tema del resentimiento alertando de sus nefastas consecuencias para la vida de las personas, y en concreto señaló que “Fred Luskin, director del departamento de estudios relacionados con el perdón de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, aconseja que es bueno olvidarse de las expectativas sobre cómo deben actuar los demás para que ese laberinto del rencor se desplome por sí solo“.

Por otro lado, el Dr. Everett Worthington ha demostrado científicamente que el rencor nos quita años de vida. Odiar nos predispone al riesgo de infarto y debilita el sistema inmune, ¿merece la pena?

Él habla de dos tipos de perdón: el racional, que se basa más en una decisión personal que en una comprensión amplia de lo sucedido; y el perdón emocional, que implica cambiar las emociones hacia la otra persona y comprender sus motivaciones. El segundo es el que, de verdad, sana a una persona, aunque no debemos desdeñar ni uno ni otro. A veces –de hecho- es la decisión la que da paso a la comprensión.

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Referencias a la ética en la Ley 9/ 2016, de 27 de diciembre, de Servicios Sociales de Andalucía

PRINCIPIOS ETICOS
Boletín Oficial de la Junta de Andalucía – Histórico del BOJA. 
Boletín número 248 de 29/12/2016

A continuación se comparte un breve resumen sobre cómo está recogida la ÉTICA en la Ley 9/ 2016, de 27 de diciembre, de Servicios Sociales de Andalucía.

Secuencia de inicio

La ética aparece recogida en el discurso legal de esta Ley en su secuencia de inicio y en su secuencia dispositiva o de desarrollo, de manera que en un primer lugar anuncia que la ética va a tener un lugar importante en el sistema público de servicios sociales, y posteriormente dispone de qué manera se va a desarrollar.

Exposición de motivos

Concluye el título II con un capítulo dedicado a la ética en los servicios sociales, en el convencimiento de que el desarrollo de la red de recursos y de la capacidad de intervención de los servicios sociales requerirá, cada vez más, del apoyo de una estrategia que contemple los dilemas éticos a los que se va a enfrentar cada día con más intensidad.

Secuencia dispositiva

En el desarrollo del texto legal se recoge la ética, más concretamente en el Título II referido al Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía. Aparece en dos de sus capítulos: en el capítulo V sobre el proceso de intervención, y en el capítulo X sobre ética y servicios sociales.

Capítulo V Proceso de intervención

Artículo 46. Proyecto de Intervención Social.

2. El Proyecto de Intervención Social recogerá, al menos, los siguientes aspectos:

En los casos de mayor complejidad, situaciones de riesgo o desprotección social, el Proyecto de Intervención Social contemplará los instrumentos y mecanismos dispuestos para la toma de decisiones basadas en la deliberación ética.

Capítulo X Ética y servicios sociales

Artículo 70. Estrategia de ética de los servicios sociales.

1. La Consejería competente en materia de servicios sociales desarrollará y aprobará una estrategia que permita introducir los principios éticos en las políticas sociales y en la provisión de los servicios sociales, facilitando un espacio común basado en valores compartidos entre ciudadanía, profesionales y la propia organización, bajo el enfoque de la corresponsabilidad, la cooperación y la confianza entre todas las personas que están implicadas en el desarrollo de los servicios sociales.

2. La Estrategia de ética de los servicios sociales se elaborará con criterios de participación social y profesional.

3. Los compromisos que establezca la Estrategia de ética se trasladarán a todos los campos de la práctica profesional, incluidos la gestión de los servicios, la intervención social, la formación, la investigación y la innovación en servicios sociales.

Artículo 71. Comité de Ética de los Servicios Sociales.

1. Se crea el Comité de Ética de los Servicios Sociales como órgano colegiado consultivo, adscrito orgánicamente a la Consejería competente en materia de servicios sociales y con autonomía funcional, con la finalidad de garantizar el derecho de las personas, sin discriminación social alguna, al respeto a su autonomía, personalidad, dignidad humana e intimidad.

2. El Comité de Ética tendrá las funciones de:

a) Favorecer la toma de conciencia profesional y ciudadana de la importancia de una reflexión ética en el marco de los servicios sociales.

b) Promover la introducción de perspectivas éticas en las actuaciones sociales.

c) Deliberar sobre los valores presentes en los conflictos éticos en orden a tomar las mejores decisiones posibles.

d) Dar respuesta a las consultas sobre las problemáticas éticas particulares provenientes de las personas trabajadoras, usuarias o familiares que puedan surgir en el desarrollo de las intervenciones sociales.

e) Proponer protocolos de actuación para aquellas situaciones que, por su mayor frecuencia o por su gravedad, generen conflictos éticos.

f) Promover y colaborar en la formación continua en ética de sus miembros y de los profesionales de los servicios sociales.

g) Todas aquellas que le sean asignadas en la Estrategia de ética de servicios sociales.

3. El Comité de Ética estará integrado por profesionales de reconocido prestigio en el ámbito de los servicios sociales con capacitación, competencia y preparación adecuadas, y tendrá una composición paritaria. Los miembros del Comité actuarán con plena independencia e imparcialidad. El Comité de Ética se regirá por lo dispuesto en el artículo 22 y en la sección primera del capítulo II del título IV de la Ley 9/2007, de 22 de octubre, de Administración de la Junta de Andalucía.

4. Reglamentariamente se determinarán la composición, funciones y el funcionamiento del Comité de Ética, si bien las normas de régimen interno serán aprobadas por el propio comité.

Artículo 72. Código de Ética Profesional.

1. En el marco de la Estrategia de ética en servicios sociales de Andalucía, la Consejería competente en materia de servicios sociales promoverá junto a las organizaciones profesionales y colegios profesionales la elaboración de un código de ética profesional que garantice la reflexión ética en la práctica de la intervención social, el efectivo ejercicio de los derechos de las personas usuarias y el cumplimiento de los principios rectores del Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía.

2. Asimismo, y de acuerdo a los principios de la responsabilidad social empresarial, la Consejería competente en materia de servicios sociales promoverá junto a las personas o entidades proveedoras de servicios sociales la elaboración de un código ético como mecanismo orientador de sus acciones en los procesos de contratación, compras, almacenes, distribución logística y demás procesos de gestión administrativa.

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Principios inspiradores de la práctica y la formación del Servicio Social, Naciones Unidas (1958)

hoja sauce.jpg

Naciones Unidas recogió en un documento denominado “III Estudio internacional sobre la Formación para el Servicio Social”, los principales principios para ejercer el servicio social, entre los que destacan:

 

  1. Reconocer el valor del ser humano.
  2. Respetar las diferencias entre los individuos, grupos y las comunidades.
  3. Fomentar el propio esfuerzo como medio de desarrollar en el individuo el sentimiento de confianza en sí mismo, y su capacidad de afrontar responsabilidades.
  4. Promover oportunidades para una nueva vida más satisfactoria, en las circunstancias particulares en que se encuentran los individuos, los grupos o las comunidades.
  5. Respetar la confidencialidad.
  6. Promover el mayor bien para el individuo y los mejores intereses de la sociedad.
  7. Etc.

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Qué pereza ir a votar el domingo…

sinchan

Sin Chan

Para no ir a votar el 28A, se me ocurren un par de situaciones…

Estoy en la “innopia”… no creo en nada. Ningún partido va a cambiar mi vida y mi situación personal- laboral- familiar-social… por tanto, ¿para qué molestarme en acudir a mi cita con las urnas?

Gane el partido que gane, vamos a seguir igual, ¿acaso alguna vez me ha cambiado a mi algo la política?

Si estás en este punto a día y medio de las elecciones… sigue leyendo. Estás en la entrada de blog con la que te vas a sentir más identificado.

#Yonovoyavotarporquenomevaacambiarnada.

 

Homer Simpson

Hommer Simson y Bart Simpson

Luego encontramos esa situación en la que alguien dice: “yo no voto a nadie porque no entiendo nada”. Estas personas sostienen que todos los partidos son iguales…

¿Einnnnnn? y que para qué van a perder el tiempo. Como mucho, se plantean: ¡y qué más da si no voy yo a votar… ! si total, por un voto, ¿qué puede cambiar el escrutinio?

Así tranquilizan sus conciencias:

UN SÓLO VOTO NO CAMBIA NADA.

Deja de engañarte, esta estructura de pensamiento es pasiva y poco inteligente. Tu voto es una suma de sumas, así que déjate de excusas y acude a las urnas.

No te recomiendo dejar este tipo de decisiones políticas, sociales, económicas, educativas de salud, de paz y orden social… en manos de SinChan y de Hommer Simpson. No los emules en este tipo de derecho universal.

¿Insert Brain Here?

Please go vote.

Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario