Definición de Violencia de Género

La Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de protección Integral contra la Violencia de Género
define el concepto de violencia como,

[…] la violencia dirigida a las mujeres por el simple hecho de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión.

DEFINICIÓN DE VIOLENCIA DE GÉNERO.jpg

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Propongo declarar patrimonio cultural de las ciudades a sus músicos callejeros

lumaga

Lumaga en el centro de Almería

Músicos que tocáis en la calle: dais mucho y recibís menos de lo que merecéis. En Almería destaca por su profesionalidad, calidad y calidez total de su música el cantautor Lumaga, quién debería ser declarado patrimonio cultural de nuestra ciudad.

Interpretar música a pie de calle es un trabajo que contribuye en la mejora del ánimo de las personas. Con su voz y sus acordes colorean ciertos matices que están presentes en un corazón nublado, así como revitaliza y hace más pintoresca el alma de esa ciudad.

En Dublín hace mucho tiempo que los músicos de la calle tienen una gran consideración social y las personas -tanto forasteras como vecinas de una misma comunidad- los respetan y pagan oportunamente por el servicio que reciben. Ser músico callejero se considera un trabajo como cualquier otro, y se han convertido en uno de los mayores atractivos de la ciudad.

Si lo piensas bien, no es para tanto contribuir a la nómina de estos artistas con algunas dignas monedas, o billetes, no con la calderilla que te sobró tras tomar ese café. Ese músico también paga facturas, y también tiene un proyecto de vida que conlleva gastos y gustos e intereses… Su habilidad está en la música y las calles los necesitan, pues es necesario contrarrestar un poco el ruido interno que nos domina, y aquietar el espíritu -aunque sea cuando caminamos por la calle-.

Cuantas veces te has encontrado paseando -quizá triste y cabizbaja- y te has cruzado con un músico abrazado a su guitarra que te ha despertado un buen sentimiento, un grato recuerdo, o simplemente una sonrisa. Todo el mundo necesita una ventana abierta a algo hermoso para ventilarse de la rutina, para dejar atrás sinsabores o malos momentos. La música tiene ese enorme potencial, y debería estar más valorada, incluso por los mismos Ayuntamientos.

Necesitamos que estos músicos estén reconocidos, para que no se cansen, para que no se alejen, para que no huyan de nuestras ciudades por falta de medios para subsistir.

¿Acaso prefieres un día a día sin música?

Esta entrada de blog la escribo para apoyar a músicos de verdad, de corazón y con muchas horas de carretera… como Lumaga. Pasas muchas horas a la intemperie engalanando la ciudad de Almería, y que mereces una digna nómina formada por la aportación de todas las personas que escuchamos tu música.

Lo tuyo es un gran trabajo, diario y digno. Gracias Lumaga. Te queremos en Almería.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Usé la fuerza de mi rabia para respetarme

Este fin de semana actúa en Almería la cantautora madrileña La Otra, el sábado a las 23,00h en la Sala Madchester. He descubierto a esta mujer artista hace muy poco y estoy encantada de que su música y sus letras hayan llegado a mis oídos.

Justo ayer escuchaba uno de sus temas –Te prometo– en el que recita “te prometo sacar la fuerza de mi rabia y usarla para respetarme, para protegerme, y no para acabar desviándola en cualquier otro lugar”.

Te Prometo:  https://www.youtube.com/watch?v=xx75p0Myz-0

Esta parte de la canción me llegó mucho, sobre todo porque hay corrientes espirituales y/o pseudoespirituales que se han empeñado en convencernos de que la rabia es negativa y no aporta nada sano al ser humano.

odio y rabia

Tomadas las palabras ´odio´ y ´rabia´ en un sentido amplio, cierto me parece que no es conciliador, sano y positivo que las personas vivan en estos estados de forma continuada o permanente. Podría ser verdaderamente tóxico y destructivo; sin embargo, si considero que es humano y hasta necesario atravesar por estos sentimientos para darnos cuenta de lo que nos está aplastando en un momento dado,  para aprender a zafarnos de situaciones ancladas en el sufrimiento.

Bendita rabia si me ha permitido romper los lazos de una relación disfuncional. Bendita rabia si me ha hecho parar los pies a una jefa o jefe abusón. Bendita rabia si me ha ayudado a alejarme durante un tiempo a lamer mis heridas para regresar más saludable y autónoma.  Bendita rabia si me ayuda a dejar malos hábitos o adicciones. Bendita rabia si me permite retirarme de grupos o equipos en los que no estoy sintiéndome considerada o valorada como persona, tomando siempre como referencia mi dignidad. Bendita rabia, sí, la que me protege de dolores y decepciones, o incluso de duelos inesperados, y me impulsa a hacerme cargo de mi para salir adelante, para dejar atrás aquello que ha cerrado la puerta a la confianza y al amor. 

Cuando te encuentras en una situación límite, por dura e injusta: de la rabia nace tu fuerza para tomar determinadas decisiones, que -sin ella- no serías capaz de tomar. Después de esta rabia bien encauzada se puede llegar a la tristeza, para ayudar a reflexionar y ordenarlo todo. Este paso nos permite aprender de todos los errores que hayamos podido cometer, por acción u omisión, y  perdonarnos. Y también incluso para pedir perdón a otras personas y realizar algún tipo de reparación que ayude a edificar nuestras relaciones desde otro lugar. A fin de cuentas somos sólo humanos en un mundo complejo, intentando desarrollar un proyecto de vida que tiene que ser rehecho constantemente.

Nos acordamos de la película “Del revés” que mostró de manera muy pedagógica la importancia de conocer los beneficios de cada una de las emociones básicas que experimentamos. Están ahí por algo, tienen su función, si bien es cierto que ninguna emoción debe dominar nuestra vida, no sería equilibrado ni adaptativo para la persona. Por eso, muchas veces se dice que nosotros no somos nuestras emociones, sino que somos personas que experimentamos estados y emociones.

Dice la letra de una canción distinta de La Otra /Aprenderé/ que “las heridas sólo sanan con amor y digna rabia”, y es que esta digna rabia nos muestra aquello que nos incomoda y nos violenta, para que no lo pasemos por alto, para que aprendamos a darnos un lugar privilegiado en la historia de nuestra vida.

Este sábado no me pierdo tu concierto, La Otra, en Almería.

Bella Ciao celebra su IV Aniversario presentando en directo a La Otra en Almeria. Es un concierto que tiene lugar el 16/03/2019 a las 23:00 en Madchester Club, Almería, España. El estilo del concierto es Pop y Canción de autor.

Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Recursos para avanzar | Deja un comentario

El 8 de Marzo de 2019 hicimos historia

Este año son muchas las personas que se han sumado a la Huelga Feminista y a la Manifestación convocada a las 19.00h del 8 de Marzo en toda España.

El Almería se han manifestado unas 12.000 personas, publicaba esta mañana La Voz de Almería. Además, según publica hoy el diario “El País” en Madrid se han concentrado unas 350.000 personas, y en Barcelona han sido unas 200.000.

Considero que el mensaje que subyace a este fenómeno de la Historia del Tiempo Presente acaecido ayer -le pese a quién le pese- es que determinadas agrupaciones políticas desean dar pasos atrás en materia de igualdad, y no está pasando inadvertido para la ciudadanía de cada una de las regiones de nuestro país. 

Lo más destacado para mí ha sido el apoyo multitudinario recibido a la causa feminista, tanto por mujeres como por hombres, y de todas las edades… familias enteras entonaron ayer las canciones y vítores compuestos para la ocasión.

Todavía estamos vivos y vivas. Todavía hay esperanza. 

Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Recursos para avanzar, Trabajo Social | Deja un comentario

A mis sobrinos y sobrinas: abrid los ojos y leed mucho sobre la historia de España, y también sobre feminismo

Inmaculada Asensio.

La única manera de no repetir la historia es conocerla y aceptarla: reconocerla.

Sobrinos y sobrinas, como vuestra tía que soy –la tita Inma- quiero transmitiros que estoy muy preocupada por todos los cambios que están sucediendo a nivel político en España. Soy mujer y conozco bien mi historia y la de todas las mujeres con las que me he cruzado a lo largo de mi vida: de mi familia, de mi barrio, de mi colegio, de mi instituto, de mi universidad, de mi oficina y de todos los lugares por los que he viajado: Inglaterra, Escocia, Irlanda, Costa Rica, Alemania, Holanda, Bélgica, Italia, Marruecos, Brasil y California; y sin necesidad de pedir permiso lo afirmo  alto y claro: EL MACHISMO HA SIDO PARTE DE MI HISTORIA Y LA DE TODAS LAS MUJERES QUE HE CONOCIDO, en España y en el resto de países.

Quiero contarte esto para que tengas un argumento más que te ayude a indagar un poco acerca de todo lo que se dice sobre machismo y feminismo. Me gustaría que pudieras comparar lo que comento en estas líneas con tus experiencias, con la historia viva de aquellas personas con las que te cruces a lo largo de tu vida, y con lo que puedas leer en los libros: cuanto más leas, mejor. Si te quedas sólo con lo que oyes en la calle, de personas quizá cercanas, en internet, en la prensa o televisión… podrán intentar hacerte creer que el feminismo tiene propósitos ocultos, o negativos, pero lo que ocurre es que no interesa que las personas luchen por sus derechos, exijan un papel visible y activo en la sociedad.

¿Habéis oído hablar del feminismo? ¿Lo consideráis positivo o negativo?

Veréis, cuando yo era pequeña y estaba en el colegio una mañana vinieron a mi clase dos mujeres –no sé si eran maestras o psicólogas- a hablarnos sobre la mujer y su papel en la familia y en la sociedad. Recuerdo que juntamos nuestras mesas de clase en un gran circulo, y cada uno de nosotros y de nosotras fuimos haciendo un dibujo sobre cómo veíamos en casa a mamá y a papá. Yo, y casi todas las niñas de la clase, dibujé a mi madre cocinando, limpiando, lavando ropa y tendiendo, y además corriendo hacia la puerta para poner las zapatillas a mi padre cuando llegaba del trabajo. A mi padre lo dibujé sentado en una oficina y con muchos papeles sobre la mesa.

Una de estas mujeres nos pidió que representáramos una especie de teatrillo con estas escenas dibujadas, y nos hizo ver cómo las mujeres tenían un papel de total dedicación a su familia, un papel sumiso y de esclavas de todos (corriendo de un lado a otro por las zapatillas, para traer algo a la mesa, para abrir la puerta, coger el teléfono, etc.), sin ningún tipo de valoración por parte del resto de la familia.

Cuando nos preguntaban cómo sabíamos que mamá estaba cansada, o no quería hacer algo… sencillamente no lo sabíamos. Nadie en clase se preguntaba cómo estaba mamá, cómo se podía sentir después de ese largo día de trabajo, porque entre otras cosas, nadie consideraba eso “un trabajo”, sino más bien una obligación. Ellas nos hablaron de que las mujeres podían hacer muchas cosas que hacían también los hombres, e incluso -aunque cocinaran e hicieran muchas cosas en el hogar- también podían decidir trabajar fuera de la casa (igual que papá), y la manera de poder hacer esto (trabajar los dos) era que papá también colaborara en las tareas de la casa.  Casi todos los niños y las niñas nos reímos imaginando a nuestro PADRE haciendo tareas del hogar… ¡eso es imposible, papá se negará!

No me voy a detener, queridos sobris, a explicar las diferencias en la educación que hemos recibido mis hermanas y yo, respecto a mi hermano. Nosotras hemos sido educadas en la obediencia hacia mi padre y hermano, por el simple hecho de ser nosotras mujeres y ellos hombres. Ellos con privilegios y nosotras con la única opción de servir a la familia: cocineras, limpiadoras, etc.  Sólo gracias a mi formación, a que he tenido la suerte de conocer personas con un buen nivel cultural y con mentalidad abierta, y también gracias a todas estas profesionales que nos explicaron que tanto el hombre como la mujer pueden trabajar en la casa como fuera de ella… pude plantearme un tipo de vida  diferente al que estaba previsto para mi, pude enfrentarme a todos esos muros que la sociedad había levantado a mi alrededor por ser mujer.

El feminismo no es lo contrario al machismo.

Esto es algo que mucha gente ignora, pero es un error que se soluciona de manera muy sencilla: acudiendo al diccionario. Vamos a ver qué nos dice el diccionario de la Real Academia Española del machismo y del feminismo:

Machismo

  1. m. Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.
  2. m. Forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón (actitud de superioridad frente a la mujer).

Feminismo

  1. m. Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.
  2. m. Movimiento que lucha por la realización efectiva de la igualdad del hombre y de la mujer.

Ahora bien, ya que hemos visto que no son antónimos, sino que machismo es superioridad, y que feminismo es igualdad, ¿cómo creéis que surgió el feminismo en España?

Aunque no lo imaginéis, hubo un tiempo en que las mujeres no podíamos votar; no podíamos abrir una cuenta bancaria sin el permiso de nuestro padre o nuestro marido; no podíamos testificar en nuestra propia defensa en un juicio; no podíamos casarnos con quién queríamos nosotras; no podíamos leer los libros que queríamos, y además no encontrábamos a las mujeres en los libros porque no existían en la literatura; no podíamos estudiar –ni mucho menos ir a la universidad; no podíamos trabajar, al menos no sin el permiso de nuestros maridos; no podíamos divorciarnos, ni siquiera cuando nuestro marido nos maltrataba, incluso gravemente y poniendo en riesgo nuestra vida. Nosotras, simplemente por ser mujeres, no éramos titulares de derechos civiles tan simples como éstos, sólo por el hecho de nacer mujeres.

Nuestro color era el rosa, y nuestra educación destinada a un solo fin: servir al hombre, obedecerle.

Pero en todo momento histórico ha habido personas luchadoras que han cambiado el rumbo de la historia, y que han puesto en riesgo su propia vida para defender aquello en lo que creían.

Lo primero que conseguimos fue el derecho al voto. 

El origen del feminismo lo encontramos en el sufragismo (sufragio=voto). Esas primeras mujeres que lucharon por el derecho al voto femenino, prohibido en España hasta el año 1931, que se aprobó en la Constitución de la primera república, pero ese año hubo elecciones y la mujer no pudo participar activamente. En realidad, la primera vez que la mujer pudo votar en España fue en el año 1933, y supuso el estreno de la mujer como ciudadana completa.

No fue fácil conseguir el derecho al voto: agresiones, abucheos, insultos, desconsideración y escarnio social y público… ¿de verdad creéis que las mujeres lo consiguieron sólo hablando sentadas tomando un café? ¡No! Fueron años de luchas y movilizaciones en las calles y ahora parece que todo eso no ha sucedido. Muchas personas quieren ocultar esta parte de la historia.

1981 fue un gran año para las mujeres en España.

Hasta 1981 las mujeres debían pedir permiso a su marido para poder trabajar, cobrar su salario, ejercer el comercio, abrir cuentas corrientes en bancos, sacar su pasaporte, el carné de conducir, etc. La mujer casada seguía la condición de su marido, incluso perdía su primer apellido por el del marido, y él decidía donde se vivía y donde no: toda buena mujer estaba siempre al lado de su marido, donde él quisiera estar. El marido podía disponer de los bienes comunes sin el consentimiento de su esposa, con la sola excepción de los inmuebles y establecimientos mercantiles. Hasta el año 1981 la mujer soltera se equiparaba a una persona menor de edad y no podía abandonar la casa sin el consentimiento de su padre. Siempre rebajada a la mínima expresión, sometida. Y además ese año se aprobó la primera ley de divorcio, que permitía –al menos legalmente- a una mujer separarse de su marido, aunque la sociedad lo castigaba, y la Iglesia también.

GRACIAS A LAS LUCHAS DE LAS MUJERES, SE AVANZÓ EN CONSEGUIR MÁS DERECHOS. Las mujeres crearon asociaciones, partidos y sindicatos -en 1987 ya había bastantes asociaciones que tuvieron una influencia decisiva en la evolución de las leyes y el establecimiento de las distintas medidas que se fueron adoptando para equiparar los derechos entre mujeres y hombres y se crearon organismos públicos para trabajar por la igualdad.

El hombre siempre ha tenido los privilegios otorgados por las leyes y las sociedades a lo largo del planeta; y a las mujeres nos ha tocado luchar y recibir golpes e insultos, para poder realizarnos y ser personas de pleno derecho en la sociedad. No nos lo han regalado.

Hoy en día siguen existiendo muchas desigualdades y problemas derivados de nacer hombre o nacer mujer, y por mencionar sólo algunos de ellos, os diré que:

  • Las mujeres todavía ganan menos salario que los hombres, haciendo lo mismo, en muchos trabajos.
  • Se nos sigue considerando el sexo débil, y se nos infravalora socialmente.
  • Ocupamos menos puestos directivos.
  • Sufrimos muchas más agresiones sexuales (violaciones y abusos de todo tipo) en comparación con los hombres.
  • Sufrimos violencia de género, que se llama así “violencia de género” porque se da desde el hombre hacia la mujer por el sólo hecho de ser mujer, de sentirse superior a ella, de dominarla. Y los casos de violencia de género son muy superiores a los casos en los que mujeres agreden a sus parejas hombres.

Sobrinos y sobrinas, el FEMINISMO ES UNA LUCHA NECESARIA para que en la sociedad no existan privilegios por el sólo hecho de nacer hombre o nacer mujer. Sin embargo, siempre hay personas que no quieren que cambien las cosas. Que desean atesorar el poder y que las mujeres sigamos ocupando el pequeño espacio que nos han ido permitiendo ocupar en la sociedad. Además, ahora existe la moda de que a las que se quejan y reivindican las llaman feminazis, para humillarlas, para hacer creer a todo el mundo que están locas y que no saben lo que hacen.

¿Por qué molesta ahora tanto a muchas personas y grupos políticos escuchar hablar del  feminismo?

Molesta porque hablar de la historia del feminismo es hablar de DESOBEDIENCIA.

La desobediencia poco gusta a quién ostenta el poder. Nuestra naturaleza y nuestro género no debería haberse visto encadenado durante siglos a un estilo de vida privado de la educación, del acceso a un empleo remunerado y de ocupar los espacios de la vida pública, sobre todo los tradicionalmente reservados a los hombres: la política, el liderazgo empresarial, los ámbitos de decisión para la propia vida o para el progreso y bienestar de la sociedad.

Todos y todas tenemos derecho a una vida plena y feliz, y eso os deseo yo a vosotros y vosotras.

Os quiero. Vuestra tita Inma.

Autora: Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Counselling, Recursos para avanzar, Trabajo Social | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Tú también redactas Informes Sociales con mayúsculas?

Imagen tomada de: https://goo.gl/75jhVN

La práctica diaria de la profesión de trabajo social requiere informar a diferentes profesionales, instancias y servicios sobre el estado en que se encuentra una persona y/o su unidad de convivencia, en relación a la demanda de alguna ayuda o recurso, para derivar un caso a un servicio especializado, o ante la denuncia por algún hecho que aconseje adoptar medidas de protección respecto a una situación dada, por poner algunos ejemplos comunes.

Cuando se redacta un informe social hay que tener presente que podrá ser leído por diferentes profesionales, incluso éstos podrán a su vez necesitar trasladar parte de esa información a compañeros de equipo, supervisores o responsables de unidades o servicios relacionados con la resolución del problema en cuestión; la coordinación entre profesionales es un aspecto fundamental bien recogido en nuestro Código Deontológico.

Como trabajadora social en activo en la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía -en Almería- con una trayectoria de 11 años, concretamente en el Departamento de Salud Mental, observo cada vez con más frecuencia que los informes sociales de mis colegas de profesión se redactan íntegros en MAYÚSCULA. Se me hace especialmente incómodo leer un diagnóstico social escrito con mayúsculas de principio a fin. Primero, porque -por decirlo de algún modo- me parece que daña la vista; y segundo, porque en el lenguaje de internet escribir en mayúscula sostenida es entendido como un grito para llamar la atención; y tercero, porque gramaticalmente no es correcto.

Tal como afirma Pablo Bello “si bien es cierto que el principal objetivo del lenguaje es la comunicación, es igualmente importante transmitirlo de forma correcta”. Hay una serie de normas gramaticales y ortográficas que hay que respetar, pues los estándares científico-técnicos así lo aconsejan, para no restar brillantez a la información proporcionada (Bello, 2016).

Podríamos decir que el lenguaje social es la concreción del idioma aplicado a las Ciencias Sociales, que no busca un fin estético en sí, sino que busca comunicar hechos importantes que afectan a la vida de una persona, grupo o comunidad. El informe social es una herramienta, y el autor Luis Cortés sostiene que la adecuada comunicación respeta cuatro principios: corrección, claridad, adecuación y eficacia (Cortés, 2013). Además, en el tema que nos ocupa, el informe social, también se deben destacar la veracidad y la precisión de los datos aportados -en tanto científicos y técnicos- desde el punto de vista del trabajo social.

El principio de CORRECCIÓN, nos obliga a respetar las normas gramaticales, por tanto a hacer un buen uso de las mayúsculas. De hecho, el autor Bello (2016) afirma que “existe un uso indiscriminado e injustificado de las mayúsculas en los documentos sanitarios” y esto podría considerarse poco profesional.

La Real Academia Española aclara estas cuestiones formales y afirma que “la escritura normal utiliza habitualmente las letras minúsculas, si bien, por distintos motivos, pueden escribirse enteramente con mayúsculas palabras, frases e incluso textos. Exploremos un poco más su uso:

Con carácter general, el uso de las mayúsculas es:

  1. Se escriben con letra inicial mayúscula todos los nombres propios (nombres, apellidos, sobrenombres…) y también los nombres comunes (animales, cosas…).

  2. La primera palabra de un escrito va en mayúsculas.

  3. Después de un punto, se escribe en mayúsculas.

  4. Después de puntos suspensivos, se escribe en mayúsculas.

  5. Después de los dos puntos en algunos casos: (1) los que siguen a la fórmula de encabezamiento o saludo de una carta. (2) Tras los dos puntos que siguen al verbo fundamental de un documento jurídico-administrativo: CERTIFICA. (3) Tras los dos puntos que anuncian la reproducción de una cita o palabras textuales: Pedro dijo: «No volveré hasta las nueve».

  6. Más información AQUÍ.

Uso de mayúsculas en palabras o frases enteras:

Se escriben enteramente en mayúscula las siglas y algunos acrónimos: ISBN, ONG.

Se utiliza la escritura en mayúsculas con el fin de destacar determinadas frases o palabras dentro de un escrito:

  • Las palabras o frases que aparecen en las cubiertas y portadas de los libros impresos, así como los títulos de cada una de sus divisiones internas (partes, capítulos, escenas, etc.).
  • Las cabeceras de diarios y revistas: EL PAÍS.
  • Las inscripciones en lápidas y monumentos.
  • En textos jurídicos y administrativos —decretos, sentencias, bandos, edictos, certificados o instancias—, el verbo o verbos que presentan el objetivo fundamental del documento: CERTIFICA, EXPONE, SOLICITA.
  • En textos de carácter informativo, las frases que expresan el contenido fundamental del escrito: Por orden expresa de la dirección, se comunica a todos los empleados que, a partir de ahora, ESTÁ PROHIBIDO FUMAR EN ESTAS DEPENDENCIAS.
  • Los textos de los carteles de aviso, para asegurar su visibilidad: PROHIBIDO EL PASO.

Por tanto, escribir un informe social o diagnóstico social con mayúsculas no es correcto y se puede evitar con un poco de atención y conocimiento.

Bibliografía consultada:

  • Bello, P. (2016) Aprendiendo a redactar mejor tus informes. En: AEPap (ed.). Curso de Actualización. Pediatría 2016. Madrid: Lúa Ediciones 3.0; p. 391-400.

  • Cortés, Luis (2013) El español que hablamos: malos usos y buenas soluciones. Editado por la Universidad de Almería.

  • RAE.

Autora: Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Trabajo Social | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Amor sin respeto no es amor

Amar sin respeto no es amor

Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Counselling, Fábrica de Sueños, Recursos para avanzar | Etiquetado , , , | Deja un comentario