Referencias a la ética en la Ley 9/ 2016, de 27 de diciembre, de Servicios Sociales de Andalucía

PRINCIPIOS ETICOS
Boletín Oficial de la Junta de Andalucía – Histórico del BOJA. 
Boletín número 248 de 29/12/2016

A continuación se comparte un breve resumen sobre cómo está recogida la ÉTICA en la Ley 9/ 2016, de 27 de diciembre, de Servicios Sociales de Andalucía.

Secuencia de inicio

La ética aparece recogida en el discurso legal de esta Ley en su secuencia de inicio y en su secuencia dispositiva o de desarrollo, de manera que en un primer lugar anuncia que la ética va a tener un lugar importante en el sistema público de servicios sociales, y posteriormente dispone de qué manera se va a desarrollar.

Exposición de motivos

Concluye el título II con un capítulo dedicado a la ética en los servicios sociales, en el convencimiento de que el desarrollo de la red de recursos y de la capacidad de intervención de los servicios sociales requerirá, cada vez más, del apoyo de una estrategia que contemple los dilemas éticos a los que se va a enfrentar cada día con más intensidad.

Secuencia dispositiva

En el desarrollo del texto legal se recoge la ética, más concretamente en el Título II referido al Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía. Aparece en dos de sus capítulos: en el capítulo V sobre el proceso de intervención, y en el capítulo X sobre ética y servicios sociales.

Capítulo V Proceso de intervención

Artículo 46. Proyecto de Intervención Social.

2. El Proyecto de Intervención Social recogerá, al menos, los siguientes aspectos:

En los casos de mayor complejidad, situaciones de riesgo o desprotección social, el Proyecto de Intervención Social contemplará los instrumentos y mecanismos dispuestos para la toma de decisiones basadas en la deliberación ética.

Capítulo X Ética y servicios sociales

Artículo 70. Estrategia de ética de los servicios sociales.

1. La Consejería competente en materia de servicios sociales desarrollará y aprobará una estrategia que permita introducir los principios éticos en las políticas sociales y en la provisión de los servicios sociales, facilitando un espacio común basado en valores compartidos entre ciudadanía, profesionales y la propia organización, bajo el enfoque de la corresponsabilidad, la cooperación y la confianza entre todas las personas que están implicadas en el desarrollo de los servicios sociales.

2. La Estrategia de ética de los servicios sociales se elaborará con criterios de participación social y profesional.

3. Los compromisos que establezca la Estrategia de ética se trasladarán a todos los campos de la práctica profesional, incluidos la gestión de los servicios, la intervención social, la formación, la investigación y la innovación en servicios sociales.

Artículo 71. Comité de Ética de los Servicios Sociales.

1. Se crea el Comité de Ética de los Servicios Sociales como órgano colegiado consultivo, adscrito orgánicamente a la Consejería competente en materia de servicios sociales y con autonomía funcional, con la finalidad de garantizar el derecho de las personas, sin discriminación social alguna, al respeto a su autonomía, personalidad, dignidad humana e intimidad.

2. El Comité de Ética tendrá las funciones de:

a) Favorecer la toma de conciencia profesional y ciudadana de la importancia de una reflexión ética en el marco de los servicios sociales.

b) Promover la introducción de perspectivas éticas en las actuaciones sociales.

c) Deliberar sobre los valores presentes en los conflictos éticos en orden a tomar las mejores decisiones posibles.

d) Dar respuesta a las consultas sobre las problemáticas éticas particulares provenientes de las personas trabajadoras, usuarias o familiares que puedan surgir en el desarrollo de las intervenciones sociales.

e) Proponer protocolos de actuación para aquellas situaciones que, por su mayor frecuencia o por su gravedad, generen conflictos éticos.

f) Promover y colaborar en la formación continua en ética de sus miembros y de los profesionales de los servicios sociales.

g) Todas aquellas que le sean asignadas en la Estrategia de ética de servicios sociales.

3. El Comité de Ética estará integrado por profesionales de reconocido prestigio en el ámbito de los servicios sociales con capacitación, competencia y preparación adecuadas, y tendrá una composición paritaria. Los miembros del Comité actuarán con plena independencia e imparcialidad. El Comité de Ética se regirá por lo dispuesto en el artículo 22 y en la sección primera del capítulo II del título IV de la Ley 9/2007, de 22 de octubre, de Administración de la Junta de Andalucía.

4. Reglamentariamente se determinarán la composición, funciones y el funcionamiento del Comité de Ética, si bien las normas de régimen interno serán aprobadas por el propio comité.

Artículo 72. Código de Ética Profesional.

1. En el marco de la Estrategia de ética en servicios sociales de Andalucía, la Consejería competente en materia de servicios sociales promoverá junto a las organizaciones profesionales y colegios profesionales la elaboración de un código de ética profesional que garantice la reflexión ética en la práctica de la intervención social, el efectivo ejercicio de los derechos de las personas usuarias y el cumplimiento de los principios rectores del Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía.

2. Asimismo, y de acuerdo a los principios de la responsabilidad social empresarial, la Consejería competente en materia de servicios sociales promoverá junto a las personas o entidades proveedoras de servicios sociales la elaboración de un código ético como mecanismo orientador de sus acciones en los procesos de contratación, compras, almacenes, distribución logística y demás procesos de gestión administrativa.

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Principios inspiradores de la práctica y la formación del Servicio Social, Naciones Unidas (1958)

hoja sauce.jpg

Naciones Unidas recogió en un documento denominado “III Estudio internacional sobre la Formación para el Servicio Social”, los principales principios para ejercer el servicio social, entre los que destacan:

 

  1. Reconocer el valor del ser humano.
  2. Respetar las diferencias entre los individuos, grupos y las comunidades.
  3. Fomentar el propio esfuerzo como medio de desarrollar en el individuo el sentimiento de confianza en sí mismo, y su capacidad de afrontar responsabilidades.
  4. Promover oportunidades para una nueva vida más satisfactoria, en las circunstancias particulares en que se encuentran los individuos, los grupos o las comunidades.
  5. Respetar la confidencialidad.
  6. Promover el mayor bien para el individuo y los mejores intereses de la sociedad.
  7. Etc.

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Qué pereza ir a votar el domingo…

sinchan

Sin Chan

Para no ir a votar el 28A, se me ocurren un par de situaciones…

Estoy en la “innopia”… no creo en nada. Ningún partido va a cambiar mi vida y mi situación personal- laboral- familiar-social… por tanto, ¿para qué molestarme en acudir a mi cita con las urnas?

Gane el partido que gane, vamos a seguir igual, ¿acaso alguna vez me ha cambiado a mi algo la política?

Si estás en este punto a día y medio de las elecciones… sigue leyendo. Estás en la entrada de blog con la que te vas a sentir más identificado.

#Yonovoyavotarporquenomevaacambiarnada.

 

Homer Simpson

Hommer Simson y Bart Simpson

Luego encontramos esa situación en la que alguien dice: “yo no voto a nadie porque no entiendo nada”. Estas personas sostienen que todos los partidos son iguales…

¿Einnnnnn? y que para qué van a perder el tiempo. Como mucho, se plantean: ¡y qué más da si no voy yo a votar… ! si total, por un voto, ¿qué puede cambiar el escrutinio?

Así tranquilizan sus conciencias:

UN SÓLO VOTO NO CAMBIA NADA.

Deja de engañarte, esta estructura de pensamiento es pasiva y poco inteligente. Tu voto es una suma de sumas, así que déjate de excusas y acude a las urnas.

No te recomiendo dejar este tipo de decisiones políticas, sociales, económicas, educativas de salud, de paz y orden social… en manos de SinChan y de Hommer Simpson. No los emules en este tipo de derecho universal.

¿Insert Brain Here?

Please go vote.

Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Me robaron con mi consentimiento…, ¿no es ridículo?

Si, si, si... hasta el final.jpg

A raíz del debate político televisivo  a seis, previo a las elecciones generales del 28A, y tras escuchar a la sra. Cayetana Álvarez de Toledo hablando sobre el consentimiento expreso en las relaciones sexuales, tratando de diferenciar la línea entre una relación sexual consentida y una violación, me ha venido a la cabeza esta historia que viví cuando estaba en el instituto.  Se trata de un robo con intimidación que sufrí, de cuyo recuerdo me planteo, ¿hubo consentimiento o fui victima de un robo? Juzguen ustedes.

La historia:

Cuando tenía 14 años había un chico que frecuentaba mi instituto, no sé si estaba matriculado o sólo solía pasar por allí en el recreo porque conocía gente, y un buen día me paró y, delante de su séquito de amigos con caras de matones, me rodearon y tras reírse de mi un buen rato (…) me quitó las gafas y se las llevó, entre muchas risas de él y sus compinches.

En mi instituto, el Instituto de Enseñanza Secundaria “Alhamilla” (Almería), en el año 1992 había un tipo al que todos y todas conocíamos, por su fama de líder y gamberro. Este chico estaba saliendo con una chica a la que yo conocía. Ella era una joven muy delgada, de aspecto frágil y con muchos problemas familiares (más bien ausencias, siempre estaba sola y parecía no importarle a nadie). Él era un tipo malo, un matón de película –así lo calificaba casi todo el mundo-. Estaba envuelto en conductas delictivas casi siempre, aunque nunca denunciadas. A ella la trataba con la punta del pie; me llegaron comentarios sobre esa relación, que ahora –a mis  40- califico de especialmente graves y lesivos-delictivos- pero no me voy a detener en ellos en esta entrada de blog.

Una mañana en la que acababa de salir al recreo, eran las 11.30 horas, él se me acercó con todo su séquito de amigos. En ese momento yo regresaba de comprar un bocadillo en la calle San Juan Bosco, la de mi instituto. Me abordaron y me rodearon todos ellos. Recuerdo que sentí mucho miedo, pánico, pero no lloré y no pedí ayuda. No quería hacer nada que provocara una ira aún mayor en ellos. Hice todo lo posible por aparentar normalidad.

Entre todos ellos comenzaron a hacer bromas sobre mis gafas, mi aspecto físico, e incluso sobre mi miedo, pues aunque hacía estoicos esfuerzos porque no se me notara, parece que ellos lo olieron y comenzaron a mofarse de mí. Yo estaba callada ante sus provocaciones y humillaciones, sólo quería que ese momento acabara y salir de allí… viva y sin ningún hueso roto. Sí puedo decir que estuve a punto de hacerme pis encima.

Nada se detuvo. La gente transitaba aquí y allá y yo seguía en el círculo, rodeada de hombres más fuertes y mayores que yo. En aquella época aún no estaba operada de miopía y usaba gafas (8 dioptrías, que para cualquier miope sabe que es mucha graduación) y el líder me las quitó y se las puso –entre carcajadas- y finalmente se alejó con sus compinches, caminando lentamente y de vez en cuando mirando hacia atrás… y con mis gafas reposando sobre su frente… sin parar de reírse.

Permanecí parada, en silencio. No dije nada. No me defendí. No pedí ayuda. No se lo conté a nadie. Llegué a mi casa y estuve todo ese día llorando con la cabeza debajo de la almohada.

  • ¿Y tus gafas? –me preguntó mi madre- y entre sollozos le dije que un tipo malo del insti me las había quitado.
  • ¿Y no te has defendido? –me inquirió-.
  • No mamá, he pasado mucho miedo. No he sido capaz de hacer ni decir nada.
  • Ese mismo día fuimos a la óptica a por otras gafas.

Ahora, 27 años después, gracias Cayetana Álvarez de Toledo y a su intervención en el debate a seis de RTVE, sé que fue un robo y una humillación -al parecer- consentida. No sólo no dije -si, si, si- hasta el final de ese rato, sino que por un estúpido sentimiento de PÁNICO no fui capaz de decir “no, no, no”. La culpa es mía, ¿verdad Cayetana?

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Recursos para avanzar | Deja un comentario

La red de apoyo familiar es importante para atravesar dificultades y reveses de la vida

La red de apoyo familiar

Elaboración propia

Ciertamente, los cambios bruscos en las dinámicas familiares pueden causar estrés y conflicto entre los miembros de una familia -incluso de las llamadas bien avenidas– como se suele decir; sobre todo cuando se trata de situaciones inesperadas o situaciones de dependencia de los miembros principales de la familia. Y cuando digo ´principales´ me refiero a que son los que tradicionalmente han sido proveedores -y no receptores- de soporte y ayuda.

El Alzheimer es una enfermedad compleja que requiere mucho apoyo a la persona y a sus cuidadores, y ahí la familia funciona como una red en la que apoyarse. Cuantos más hilos tiene esta red, más fuerte es y más fácil es apoyarse… los unos en los otros.

Pero,

 ¿qué sucede en esas situaciones en las que no se pueden reorganizar los roles dentro de la familia para proveer de los cuidados precisos?, ¿qué sucede cuando recae más carga en unos miembros que en otros?, ¿qué sucede cuando algunos miembros de la familia consideran que a ellos no les corresponde cargar con las nuevas responsabilidades y tareas de cuidado -quizá por ser hombres- como sucede muchas veces?

Ahí está el tema central de muchos problemas que surgen en las familias cuando unos necesitan apoyarse en otros… y esa figurada red está muy tensa por un lado, y muy floja o distendida por otro… o incluso con agujeros enormes –ausencias-  en algunos lados de esa red que impiden un verdadero apoyo sin desplomarse al suelo.

Desde un punto de vista antropológico todas las personas somos vulnerables, por tanto, nadie está exento de la enfermedad, la dependencia o la muerte. Las situaciones de dependencia suelen ser fuente de conflicto en la familia, y en ocasiones es necesario realizar un trabajo para alcanzar acuerdos basados en el amor, el respeto y la lealtad hacia ese miembro que ahora es vulnerable y necesita del resto. También por amor, respeto y lealtad hacia el resto de personas que componen la familia es necesario mostrar una actitud receptiva a negociar los nuevos roles y responsabilidades derivados de esta nueva situación, pues una familia es un sistema y lo que ocurre a unos afecta al resto, lo creamos o no. Más cuando hay dificultades, todas las ayudas son pocas.

Lamentablemente, hay situaciones en las que los conflictos familiares son verdaderamente graves.  La mediación aquí funciona bastante bien. Hay oficinas de servicios sociales municipales que ofrecen el servicio de manera gratuita, depende de la comunidad autónoma. Desde luego es una herramienta eficaz para permitir que se produzca el fenómeno de la comunicación entre unos y otros, que es lo más importante cuando se ha producido una situación de gran distanciamiento emocional y/o de ruptura de lazos de convivencia y afecto. El único requisito para hacer una mediación es que todos los miembros implicados en el conflicto accedan voluntariamente a recibir este servicio. Merece la pena.

Romper la baraja y cortar por lo sano puede ser una vía de escape –desde mi punto de vista- cuando en esa familia hay muchas situaciones no resueltas que vienen de tiempos pasados, o cuando un miembro de esa familia se siente injustamente tratado y todo intento de acercamiento despierta ampollas muy dolorosas.

No obstante lo dicho, merece la pena recordar que no hay heridas que pesen más que las que tienen que ver con la propia familia. Por este motivo, lo que se hace en beneficio de uno de sus miembros va en beneficio del resto, y si es con conciencia y voluntad, mucho mayor es el efecto reparador para todos y todas. Muchas veces se trata de esto: pequeños gestos de reparación que humanizan y apaciguan a todos.

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Counselling, Trabajo Social | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

A los niños y niñas que aman, a pesar de los traumas que padecen

infancia

Ilustración de Macus Romero. Tomada de: https://macusromero.wordpress.com/2007/06/26/sigo-por-aqui/

Estoy leyendo una tesis doctoral que data del año 2001, concretamente de la autora y trabajadora social clínica Ain Eileen Joan:

Ain, E. J. (2001). Ethical dilemmas of New York City social workers. 

Su investigación se centró en determinar cuáles son los dilemas éticos que encuentran los y las trabajadoras sociales en la práctica profesional y cómo los resuelven.

En el apartado inicial de la tesis están presentes todas las dedicatorias que la autora hace a quiénes la han estimulado y ayudado a sacar adelante su tesis, y justo la última de ellas me ha parecido universal y muy sentida por parte de esta autora:

“A los niños y niñas que aman, a pesar de los traumas que padecen”.

Me ha tocado el corazón esta dedicatoria. Verdaderamente ese es el sentido de toda profesión de ayuda, aportar un granito de arena para que esa infancia robada no suponga una madurez ausente…. o rota.

Inmaculada Asensio Fernández.

Publicado en Fábrica de Sueños, Sin categoría | Deja un comentario

La familia puede ser la mayor fuente de amor, y la mayor fuente de conflicto

La familia

Diseño propio.

En nombre del amor y de la lealtad a la familia se han permitido verdaderas atrocidades. Se han ocultado situaciones de malos tratos y abusos; se han limitado las posibilidades de tener una buena vida a muchos de sus miembros, sobre todo los más jóvenes e indefensos; y se ha condenado a algunos de ellos a vivir de un modo no acorde a sus gustos e intereses, con una sensación de frustración permanente de por vida. Esto son sólo algunos ejemplos de que hay situaciones de elevada conflictividad entre los miembros de una familia que verdaderamente superan la ficción.

Está muy bien defender la familia, o mejor dicho, los diferentes modelos de familia, pero si el grupo familiar no funciona y proporciona más mal que bien a sus miembros, hay que poner distancia entre todos ellos, y aprender las habilidades y recursos necesarios para hacerse cargo de la propia vida en solitario, o con la compañía de nuevos afectos: nueva familia, por ejemplo. No digo yo que esa persona no vaya a caminar sin “taras” emocionales, pero desde luego tendrá alguna opción de liberarse del yugo de la tradición impuesto, y de una buena parte de conflictos y problemas no creados, sino asumidos desde el mismo momento de su concepción.

Si la familia nutre, ampara, enseña, cuida y defiende a los suyos: es útil y cumple una buena función para la sociedad que somos todos y todas. Pero si esta familia funciona bajo las reglas del desorden y del caos, no es de recibo pedir a sus miembros que se sometan y renuncien a tener una buena vida.

Ni esclavos del fracaso –bajo esquemas repetidos de generación en generación-, ni crueles insensibles que desprecian a sus antecesores, pues cuando una familia no funciona hay poderosas razones que operan tras la compleja trama que los enreda y los condena a todos, y la inconsciencia suele ser la que impide la resolución del entuerto, de cara a futuras generaciones.

La cuestión está en encontrar el término medio. Si la familia no es nutritiva y daña, bien se puede hacer un trabajo para tomar consciencia de ello y poder revertir la situación –en la medida de lo posible-, o bien se pueden liberar cadenas para que se salve quién pueda (cuantos más mejor).

Una buena manera de eliminar cadenas opresoras es el acceso a la educación y a una buena formación reglada. Tener ingresos y posibilidades de sostenerse de manera autónoma. También se pueden eliminar cadenas con la ayuda de la terapia, o con el sostén de los buenos amigos, o incluso otros miembros de la familia extensa. A veces la ayuda llega de la mano de un buen maestro o una buena profesora, o de un profesional del trabajo social. Cualquier persona puede ayudar al que sufre, y proporcionar un leve grano de arena que alivie su malestar y lo impulse hacia adelante.

Lo que tampoco es lícito es que un grupo de personas (llamadas FAMILIA) se sientan  forzadas a permanecer unidas, cuando individualmente sus miembros funcionan bien y con calidad de vida, pero cuando se unen sufren y enferman. No creo yo necesario que las personas tengan que estar unidas en la desgracia, en nombre de la tradición y de la FAMILIA.

Aunque claro, esto es sólo una reflexión más en el océano insondable de las familias, ¿cuál es la tuya?

Inmaculada Asensio Fernández

Publicado en Counselling, Trabajo Social | Etiquetado , , , , | 2 comentarios