Sobre perdonar

Imagen

Perdonar es una decisión, un movimiento interno hacia nuestro propio cambio y nada tiene que ver con la otra persona, aunque indudablemente la pacificación de un conflicto beneficia a todo el mundo, se continúe o no con la relación.

Perdonar implica, de algún modo, comprometerse con ver a la otra persona y a la misma situación de otra manera, pues cuando nos alejamos de las situaciones y tomamos perspectiva, alcanzamos una visión general que nos permite restar importancia a ciertos detalles, incluso a interpretar de otra manera aquella palabra, frase o acto que tanto nos molestó o dañó. Hay que tener en cuenta que cuando algo nos produce dolor o sufrimiento, no sólo cuenta lo que nos ha pasado, sino nuestra forma de interpretar el hecho en sí. Eso es -si cabe- más importante, pues nos puede traer la paz, o nos puede llevar a una guerra sin tregua y devastadora, para nosotros y para los que nos rodean.

Nuestras percepciones sobre las cosas que nos suceden están llenas de juicios y proyecciones, así como contaminadas con nuestras hipótesis sobre el futuro y que en muchas ocasiones nos provocan una distorsión de la realidad del aquí y ahora. En este sentido, siguiendo a la autora Byron katie podemos tener claro que la realidad siempre es amable, mucho más que la idea que nos hacemos de lo que hemos vivido (el pasado) o la idea que nos hacemos de lo que vamos a vivir (futuro).

Perdonar es desmontar todo lo que hemos creado con nuestra mente, liberarnos de ello y convencernos de una vez por todas de que sólo podemos ser felices si amamos. Lo que pasó, pasó, y lo que queda ahora es mío, pues yo decido rebobinar la cinta una y otra vez en mi cabeza, máxime si la situación o persona en concreto ya no están en mi vida.

Perdonar es un acto de responsabilidad con nosotros mismos, y con la vida, que es lo más valioso que tenemos. Nos comprometemos a sanar nuestros sentimientos de odio y rechazo, de miedo y de culpa, y por fin decidimos viajar ligeros de equipaje.

No te tomes en serio a tu personaje o él te tomará a ti.

Hay mucha literatura sobre el perdón, sin embargo hoy me voy a centrar en la metodología de los 5 pasos del perdón que mi buena amiga Trinidad Laviana compartió conmigo, tras formarse como  facilitadora del perdón:

1. SENSIBILIDAD: Yo siento. Reconozco mis sentimientos y los acepto. Me ocupo de mi, de lo de dentro, en lugar de lo de fuera. Atiendo mis sentimientos, les dejo su espacio y su tiempo.

2. RESPONSABILIDAD: Tomo la responsabilidad -por decirlo de algún modo- espiritual, mediante la cual tomo conciencia de que el conflicto está en mi mente, puedo ver que todo es una proyección de mi mente.

3. HUMILDAD: Se trata de un abandono progresivo de los procesamientos mentales típicos o conocidos, y cambiarlos por un “no se”. No entiendo nada, no se nada. Lo entrego todo. Me abro a la paz. Siguiendo a la autora Byron Katie, sería algo así como preguntarse abiertamente: ¿Puedo saber con total y absoluta certeza que ese hecho en concreto es verdad?

4. VOLUNTAD: Elijo ver de otra manera, y para ello pido ayuda: una mente programada no puede ayudarse a sí misma. Para ver la situación de otra manera sólo tengo que cuestionarla, utilizando para ello diferentes herramientas. Yo te recomiendo una: TheWork o El Trabajo de Byron katie, puesto que esta herramienta es una invitación para ir más allá de las primeras impresiones y juicios que nos formamos con las personas y con las cosas que nos suceden. Es una invitación a entrar en ti, a conocerte verdaderamente y a tomar conciencia de lo que es tuyo, y de lo que es del otro, con aceptación y paz.

5. ACEPTACIÓN: Ahora es el momento de aceptar la curación sin expectativas, sin imaginar o fabricar mentalmente nada, sin imponer plazos. Acepto todo como está y abandono la lucha. La aceptación es el reconocimiento de que no pudo ser de otra manera. Quedarnos con el aprendizaje de lo ocurrido. Elijo paz: ahora.

La manera de llegar al odio es un proceso corrosivo para las personas. Se parte de un enfado, se pasa a la rabia, más tarde a la indiferencia para culminar en el ODIO. Y el odio, querid@s amig@s, por decirlo de algún modo “es como tomarte un frasco de veneno tú, y esperar que se muera otro”.

Acerca de inmaculadasol

Inmaculada es Trabajadora Social por la Universidad de Granada, con finalización de estudios en la Universidad de Brighton, Inglaterra. Es una activa bloguera (miembro de la Blogotsfera), y a través de su blog inmaculadasol.com comparte artículos y reflexiones sobre el trabajo social, y recursos personales para avanzar. Es Máster en Comunicación Social por la Universidad de Almería. Actualmente está realizando el Doctorado sobre Ética en la Intervención Social, también en la Universidad de Almería. Ejerce como trabajadora social en la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía, en el Departamento de Salud Mental. Además, colabora como docente en actividades formativas regulares (para la Administración Pública, la Universidad, etc). Cuenta con diferentes publicaciones académicas relacionadas con su profesión y su ámbito de investigación (capítulos de libro, artículos, posters y manuales sobre trabajo social). En el mes de marzo de este año ha sido nombrada Directora de la Estrategia de Ética de los Servicios Social de Andalucía, actividad ésta que compatibiliza con su labor como trabajadora social de la Agencia de SS. SS y Dependencia.
Esta entrada fue publicada en Counselling, Recursos para avanzar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s