Manos que no dais, ¿qué esperáis?

ilustración-Y-DE-REPENTE-1024x567

Imagen tomada de: http://goo.gl/xVk35M 

Dar y recibir es un ejercicio necesario para intercambiar los afectos entre las personas, además de que nos hace más felices y dignos ante los ojos de la madre naturaleza, en el sentido de que colabora con la supervivencia y desarrollo de la especie.

Los seres humanos somos sociales, aunque haya ocasiones en las que la autosuficiencia se alce como portavoz y protagonista de nuestras vidas -aunque sea por un lapso de tiempo- contribuyendo en la creación de una imagen personal interna de poder y fuerza, pero que se asemeja a un gigante con los pies de barro.

Todo el mundo necesita alguien a quién amar y alguien que lo ame, llámese familia, amigos, amores o amantes –como se les quiera llamar, pero la corriente del amor circula y se siente sólo cuando va y vuelve, es decir, lo depositamos en otro y lo recibimos de otro. Sin embargo, hay ocasiones en las que el dolor provocado por nuestras heridas (cada uno ha librado sus propias batallas) nos impide sentir el calor de ese amor que los demás pueden brindarnos y -lo que es más común- nos dificulta expresar nuestro amor a los demás, y mostrar un comportamiento y habilidades adecuados a las situaciones y a la confianza dada en el marco de una relación. Esta situación, sostenida en el tiempo, puede generar distanciamientos e incluso fracturas que nos hacen sentirnos aislados y no amados.

El rencor y el orgullo son peligrosos. Cuando nos sentimos profundamente ofendidos y somos incapaces de acercarnos a quién queremos, o incluso somos incapaces de perdonar a quién nos ha dañado, de algún modo nos estamos colocando en una posición de superioridad frente al otro que es muy difícil de abandonar. Si me enfado contigo y no te perdono la ofensa, es porque yo tengo la razón; y si tengo la razón es porque –aunque sea solo en ese asunto que nos ha enemistado- yo soy mejor que tú. Y desde la óptica del “yo soy mejor que tú, o lo hago mejor que tú” me siento en un lugar de poder frente a ti que no voy a soltar de manera sencilla, pues aunque me duela, aunque me queje, aunque me sienta la víctima… me ayuda a saberme fuerte, y eso es justamente lo que muchas personas necesitan: la legitimidad de sentirse mejores, aunque sólo sea a través de las ofensas que sufrieron de manos de otros.

Todo esto que te une o te separa de los demás está guardado en un cofre. Un cofre pequeño y simbólico que albergas dentro de ti y que va a condicionar en gran medida tu forma de relacionarte, y tu capacidad de atesorar amargura.

¿Estás enfadado con alguien? El tamaño de tu enfado puede ser proporcional al tamaño de la ofensa recibida, pero también al tamaño de tu orgullo; y ese orgullo es proporcional al tamaño de tu sensación de poder frente al otro. Y tu sensación de poder frente al otro, es proporcional al tamaño de tu amargura.

Manos que no dais, ¿qué esperáis?

Esperas que sea el otro el que te pida perdón. Esperas que sea el otro el que se acerque a ti. Esperas que sea el otro el que cambie y se ajuste a lo que tú quieres o necesitas… pero, ¿qué vas a hacer tú?

Autora: Inmaculada Asensio Fernández

Anuncios

Acerca de inmaculadasol

Trabajadora Social por la Universidad de Granada y Universidad de Brighton, Inglaterra (2001). Máster en Comunicación Social por la Universidad de Almería, con mención de honor "Premio Extraordinario Mejor Expte. Académico (2016)". Mediadora Familiar, por el Consejo Andaluz de Trabajadores Sociales (2009) y Perito Judicial en casos de Violencia de Género, por el Colegio Oficial de Trabajo Social de Málaga (2013). Ha formado parte del equipo redactor del Código de Ética de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía (2015). En marzo de 2017 ha recibido un Premio Científico por parte de la “Revista Documentos de Trabajo Social” del Colegio Oficial de Trabajo Social de Málaga, a través de una publicación bajo el título “Análisis del discurso ético en las políticas sociales en España: leyes autonómicas de servicios sociales. Comunicadora Social 3.0: Bloguera: https://inmaculadasol.com/ y Youtuber: https://goo.gl/EBMme7 . Además, imparte cursos de formación desde el año 2003 a través de diferentes Administraciones Públicas, Sindicatos, Colegios profesionales, Universidades, Asociaciones y Empresas Privadas. Colabora activamente como ponente en Jornadas, Congresos y Seminarios (España, Reino Unido, Costa Rica, Brasil), así como tiene diferentes publicaciones académicas relacionadas con su ámbito de intervención (capítulos de libro, artículos, posters y manuales). Igualmente, ha compaginado su trabajo y su formación académica con otras actividades formativas más centradas en el autocuidado y el desarrollo personal: Formación en el Método The Work de la autora estadounidense Byron katie, en EE.UU, Los Angeles (2012) y en Alemania (2013). Formación en Terapia Familiar Sistémica, por el Centro Ehopa -Granada (2013). Formada en Coaching Personal por Euroinnova Formación-Granada (2013), en Coaching Emocional por la UNED (2014). y en Coaching Social por el Colegio Oficial de Trabajo Social de Málaga (2015). Se encuentra realizando el doctorado en la Universidad de Almería y sus líneas de investigación de interés se orientan a la ética aplicada a la intervención social con colectivos vulnerables; el análisis del discurso ético en las políticas sociales; y la dimensión clínica de la profesión de trabajo social.
Esta entrada fue publicada en Counselling, Recursos para avanzar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Manos que no dais, ¿qué esperáis?

  1. lauragquintanayahooes dijo:

    Te superas cada día más! Magnífico!
    Que grande eres amiga!! Eres de las personas con las manos llenas de dar!

  2. Antonio dijo:

    Manos que no dais, que esperáis? Gran reflexión compañera! Es muy importante la posición desde la que nos situamos en cualquier relación y es especialmente difícil como indicas, cuando nos sentimos heridos, si no queremos caer en el boicot hacia la otra persona o que sea síntoma de nuestras deficiencias.

    Ante un enfado, hay que relacionarse desde el afecto, tratando de liberar nuestros sentimientos para resetearnos y comenzar de nuevo desde otra posición. Esto nos llevará a crecer y aprender.

    Para sanar a uno mismo, hay que soltar.

    Tenía ganas de escribirte, ya sabes que te leo. Besos

    • Antonio, muchas gracias por comentar la entrada de blog. Relacionarse desde el afecto, liberar nuestros sentimientos… está claro que nos lleva a crecer, aprender y a superarnos.
      Te aprecio mucho Antonio, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s