Se necesita un poco de tiempo para superar una ruptura inesperada de pareja

Las rupturas de pareja están incluidas en la Escala de Acontecimientos Vitales Estresantes de Holmes y Rahe, 1976. De hecho, constituyen un proceso que puede resultar muy doloroso, e incluso incapacitante para la persona que lo padece, pero en circunstancias normales sólo durante un tiempo. La buena noticia es que una vez superada la fase critica inicial -de no aceptación y rechazo- este proceso puede conducirnos a una nueva versión de nosotras mismas (personas) más fuertes y con más auto-apoyo en la vida. 

LA VIDA NI COMIENZA NI TERMINA CON LA QUE HA SIDO TU PAREJA DURANTE TODO ESTE TIEMPO. LA VIDA COMIENZA Y TERMINA EN TI.

Sobre el desamor y las separaciones se ha escrito mucho, además de que hay un sinfín de vídeos de crecimiento personal sobre este tema en internet. Esto muestra dos cosas claras: se consume mucho este tipo de material, y suceden muchas rupturas, de manera que nada de lo humano nos es ajeno, como decía el filósofo.

El desamor es un tema, por tanto, que nunca pasa de moda y que cada día afecta a un buen número de personas. Es cierto que no todo el mundo lo vive de la misma manera, pues todas las personas no tenemos el mismo temperamento, las mismas experiencias, ni los mismos recursos personales y social, pero:

doler, duele, eso es seguro.

Por este motivo, las consultas de psicología se llenan y se vacían todos los días: entran quiénes recién se separan y requieren de ayuda para afrontarlo…, y salen quiénes ya han sido capaces de elaborar el duelo y soltar la rabia y la tristeza, para retomar su proyecto de vida. 

Una ruptura sentimental quiebra muchas de nuestras expectativas, es cierto, pero un mensaje  importante y sobre el que hay que tejer con empeño cada suspiro y cada lágrima derramada, es:

  • Ten por seguro, que lo vas a superar.
  • Ten por seguro, que no estás sola o solo. 
  • Ten por seguro, que la vida te regalará cosas muy bellas, si te preparas para continuar con el viaje. 
  • Ten por seguro, que de pena no se muere nadie. 

Me apetece mucho compartir un cuento que a mi me ha sido útil en algunas situaciones de dificultad. Todas las emociones viven en cada ser humano, y todas -cuando están revueltas- nos hacen sentir desasosiego y malestar. Has de saber que sus efectos en ti son transitorios  y que forman parte de la misma vida… jugando sus cartas.

Una vez superada una crisis, ni te imaginas la cantidad de recursos personales y la sabiduría que adquieres. No dudes ni un segundo de ti y de tu capacidad para salir fortalecida de todo este proceso.

Si hay tantas personas que cuentan abiertamente lo mal que lo han pasado y cómo lo han superado, y no sólo en internet, sino tus amistades, gente en los bares, compañeros y compañeras del trabajo…, ¿por qué tu caso va a ser una excepción?

Hay un cuento que aparece en el libro “Todo (no) terminó”, de Silvia Salinas y Jorge Bucay que creo te gustará leer para entender cómo funcionan las emociones en un momento complicado como es una ruptura de pareja. A continuación lo comparto.

LA ISLA DE LAS EMOCIONES

Erase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos: la Alegría, la Tristeza y muchos más, incluyendo el Amor. Todos los sentimientos estaban allí. A pesar de los roces naturales de la convivencia, la vida era sumamente tranquila, hasta previsible. A veces, la Rutina hacía que el Aburrimiento se quedara dormido, o el Impulso armaba algún escándalo; otras veces, la Constancia y la Convivencia lograban aquietar al Descontento.
Un día, inesperadamente para todos los habitantes de la isla, el Conocimiento convocó una reunión. Cuando por fin la Distracción se dio por enterada y la Pereza llegó al lugar de encuentro, todos estuvieron presentes. Entonces, el Conocimiento dijo:
– “Tengo una mala noticia para darles: la isla se hunde”.
Todas las emociones que vivían en la isla dijeron:
– “¡No! … ¿como puede ser? …¡Si nosotros vivimos aquí desde siempre!!!!”
Pero el Conocimiento repitió:
– “La isla se hunde”.
– ¡Pero no puede ser!!! Quizás estás equivocado!!!”
– “El Conocimiento nunca se equivoca -dijo la Conciencia, dándose cuenta de la verdad-. Si él dice que se hunde, debe ser porque se hunde”.
– “Pero… ¿Qué vamos a hacer ahora????” -preguntaron los demás-.
Entonces el Conocimiento contestó:
– “Por supuesto, cada uno puede hacer lo que quiera, pero yo les sugiero que busquen la manera de abandonar la isla…. Construyan un barco, un bote, una balsa o algo que les permita irse, porque el que permanezca en la isla desaparecerá con ella”.
-“¿No podrías ayudarnos?”, preguntaron todos, porque confiaban en su capacidad.
– “¡No ! -dijo el Conocimiento-, la Previsión y yo hemos construido un avión y en cuanto termine de decirles esto, volaremos hacia la isla más cercana…”.
Las emociones dijeron:
– “¡No! ¡Pero no! ¿Qué será de nosotros???”
Dicho esto, el Conocimiento se subió al avión con su socia Previsión y, llevando de polizón al Miedo, que no es tonto y ya se había escondido en el motor, dejaron la isla.
Todas las emociones, en efecto, se dedicaron a construir un bote, un barco, un velero…Todas… Salvo el Amor.
Porque el amor estaba tan relacionado con cada cosa de la isla que dijo:
– “Dejar esta isla… después de todo lo que viví aquí… ¿Cómo podría yo dejar este arbolito, por ejemplo? Ayyyy…. Compartimos tantas cosas…”.
Y mientras las emociones se dedicaban a fabricar el medio para irse, el Amor se subía a cada árbol, olía cada rosa, se fue hasta la playa y se revolcó en la arena como solía hacer en otros tiempos. Tocó cada piedra…y acarició cada rama…
Al llegar a la playa, exactamente al lugar desde donde el sol salía, su lugar favorito, quiso pensar con esa ingenuidad que tiene el amor:
-“Quizás la isla se hunda un ratito… y después resurja…. porqué no???”
Y se quedó días y días midiendo la altura de la marca, para revisar si el proceso de hundimiento no era reversible… Pero la isla se hundía cada vez más…
Sin embargo, el Amor no podía pensar en construir nada, porque estaba tan dolorido que sólo era capaz de llorar y gemir por lo que perdería.

Se le ocurrió entonces que la isla era muy grande y que, aún cuando se hundiera un poco, él siempre podría refugiarse en la zona más alta…. Cualquier cosa era mejor que tener que irse. Una pequeña renuncia nunca había sido un problema para él…
Así que una vez más, tocó las piedrecitas de la orilla … y se arrastró por la arena… y  se mojó los pies en la pequeña playa… que en otros tiempos era enorme…
Luego, sin darse cuenta demasiado de su renuncia, caminó hacia la parte norte de la isla, que si bien no era la que más le agradaba, era la más elevada…
Y la isla se hundía cada día un poco más…. Y el Amor se refugiaba cada día en un lugar más pequeño…
– “Después de tantas cosas que pasamos juntos!!!!- le reprochó a la isla.
Hasta que, finalmente, solo quedó una minúscula porción de suelo firme; el resto había sido tapado completamente por el agua.
Recién en ese momento, el amor se dio cuenta de que la isla se estaba hundiendo de verdad. Comprendió que, si no dejaba la isla, el amor desaparecería para siempre de la faz de la tierra…

Entonces, caminando entre senderos anegados y saltando enormes charcos de agua, el amor se dirigió a la bahía. Ya no había posibilidades de construirse una salida como la de todos; había perdido demasiado tiempo en negar lo que perdía y en llorar lo que desaparecía poco a poco ante sus ojos…
Desde allí podría ver pasar a sus compañeras en las embarcaciones. Tenía la esperanza de explicar su situación y de que alguna de ellas lo comprendiera y lo llevara.
Buscando con los ojos en el mar, vio venir el barco de la Riqueza y le hizo señas. Se acercó la Riqueza que pasaba en un lujoso yate, y el Amor dijo:
– “Riqueza llévame contigo! … Yo sufrí tanto la desaparición de la isla que no tuve tiempo de construirme un barco”.
La Riqueza contestó:
– “No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti, lo siento” y siguió su camino, sin mirar atrás…
Le pidió ayuda a la Vanidad, a la que vio venir en un barco hermoso, lleno de adornos, caireles, mármoles y florecitas de todos los colores, que también venia pasando:
– “Vanidad” por favor ayúdame”…., y la Vanidad le respondió:
– “Imposible Amor, es que tienes un aspecto!!!!…¡ Estás tan desagradable!!! tan sucio, y tan desaliñado!!!!… perdón pero afearías mi barco…”- y se fue.
Pasó la Soberbia, que al pedido de ayuda contestó:
– “Quítate de mi camino o te paso por encima!”.
Como pudo, el Amor se acerco al yate del Orgullo y, una vez mas, solicitó ayuda.
La respuesta fue una mirada despectiva y una ola casi lo asfixia.
Entonces, el Amor pidió ayuda a la Tristeza:
– “¿Me dejas ir contigo?”.
La Tristeza le dijo:
– “Ay Amor, tu sabes que estoy taaaan triste que cuando estoy así prefiero estar sola”
Pasó la Alegría y estaba tan contenta que ni siquiera oyó al Amor llamarla.

Desesperado, el Amor comenzó a suspirar, con lágrimas en sus ojos. Se sentó en el pedacito de isla que quedaba, a esperar el final… De pronto, el Amor sintió que alguien chistaba:
– ” Chst- Chst- Chst…”
Era un desconocido viejito que le hacía señas desde un bote a remos. El Amor se sorprendió:
– “¿Es a mi?”- preguntó, llevándose una mano al pecho.
– “Sí, sí -dijo el viejito-, es a ti. Ven, sube a mi bote, rema conmigo que yo te salvo”.
El Amor lo miró y le quiso explicar…
– lo que pasó, es que yo me quedé…
– “Ya entiendo” -dijo el viejito sin dejarlo terminar la frase- “¡Sube!”.
El amor subió al bote y juntos empezaron a remar para alejarse de la isla. No pasó mucho tiempo antes de poder ver cómo el último centímetro de la isla se hundía y desaparecía para siempre…
– “Nunca volverá a existir una isla como esta – murmuró el amor, quizás esperando que el viejito lo contradijera y le diera alguna esperanza.
– “No -dijo el viejo- como ésta, nunca; en todo caso, diferentes …!

Cuando llegaron a la isla vecina, el Amor se sentía tan aliviado que olvidó preguntarle su nombre. Cuando se dio cuenta y quiso agradecerle, el viejito había desaparecido. Entonces el Amor, muy intrigado, fue en busca de la Sabiduría para preguntarle:
– “¿Cómo puede ser? Yo no lo conozco y él me salvó… Todos los demás no comprendían que hubiera quedado sin embarcación, pero él me salvó, me ayudó y yo ahora no sé ni siquiera quién es…”
Entonces la Sabiduría lo miró largamente a los ojos, y le dijo:

-“Es el único capaz de conseguir que el amor sobreviva cuando el dolor de una pérdida le hace creer que es imposible seguir. Es el único capaz de darle una nueva oportunidad al amor cuando parece extinguirse. El que te salvó, Amor, es El Tiempo….”.

Por Inmaculada Asensio Fernández.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s